¡Alerta!, estos son los peores hábitos para tu estómago

No solo el tipo de comida, hay otras cosas que afectan y mucho a la salud de tu sistema digestivo. Identifícalas y ponles freno.

El dolor de estómago es uno de los más molestos y también bastante habitual, quizá más de lo que debería y muchas veces no le prestamos la debida atención. Digestiones pesadas, acidez, gases... ¿a quién no le ha pasado? Solemos identificar la comida como causa de todos nuestros males, pero hay otros hábitos que son malos para el estómago y en los que puede ser que no hayamos reparado.

habitos malos estomago
iStock

Los dolores de estómago pueden evidenciar problemas intestinales, además de otras dolencias como gastritis o úlceras. ¡Y es importante tenerlo muy en cuenta! No olvides que el 70% de nuestro sistema inmunitario reside en el intestino, así que si no lo cuidamos podemos sufrir desde depresión, a problemas inflamatorios, artritis o aumento de peso... Además del estrés, sabemos que las comidas copiosas o poco saludables, el alcohol y el tabaco afectan al estómago y dañan la mucosa intestinal, pero hay otras conductas que también son perniciosas.

- Tomar demasiados medicamentos.

Estudios médicos certifican, por ejemplo, que los antiinflamatorios "causan sangrado, inflamación y ulceración en el estómago y el intestino delgado". También los antibióticos afectan al estómago porque destruyen parte de la flora intestinal. Los probióticos pueden ayudarte a recuperarla.

- Escasez de fibra en tu dieta.

Consumir alimentos ricos en fibra, como cereales integrales, es esencial para mantener una buena salud intestinal y estomacal. Previene el estreñimiento y los gases, que a menudo provocan hinchazón y dolor. Un estudio publicado en The Journal of Nutrition encontró que consumir avena integral puede aumentar las bacterias intestinales buenas.

- Abusar de las bebidas azucaradas.

A nadie se le ocurre pasarse demasiado con el picante o la grasa y luego extrañarse de que le duela el estómago, pero ¿se te había ocurrido pensar que los refrescos e incluso los zumos de frutas pueden darte problemas? Pues sí, este tipo de bebidas consumidas de manera habitual daña tu sistema digestivo a largo plazo. Un estudio publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense afirma que tomar una de esta bebidas todos los días aumenta en un 59% el riesgo de padecer enfermedades digestivas. 

- Cuidado con los antiácidos.

Parece un contrasentido, pero no lo es. Este tipo de productos, ya sean naturales o farmacológicos, son una solución puntual. Sin embargo, su consumo abusivo puede acabar dañando el aparato digestivo a largo plazo, ya que interfieren con los jugos gástricos y pueden predisponer a sufrir otras enfermedades digestivas más graves. Mejor recurre a alimentos que te pueden ayudar a aliviar las molestias como la manzana o la papaya.

- Comer de manera incorrecta.

A veces no es lo que comes, sino cómo lo haces. Mejor comer más veces al día (5 es el número mágico) y menos cantidad en cada una. Mejor durante la primera mitad del día, que por la noche para evitar irte a la cama con el estómago lleno. También conviene masticar bien los alimentos para facilitar la digestión y comer sin prisas. El estrés y deglutir los alimentos casi sin trocear provoca pesadez, flatulencia... ¡y también aumento de peso!

 

También te puede interesar:

Continúa leyendo