Alimentos adictivos. Tú no tienes la culpa de no poder parar

Determinados alimentos activan la segregación de la misma sustancia que estimula la droga. La dopamina es la explicación para que no podamos dejar de consumirlos.

Alimentos adictivos
Gtresonline

Es un hecho que, existen determinados alimentos que (de alguna manera) no podemos dejar de comer. ¿Por qué siempre nos apetece una hamburgesa?, o, ¿por qué no podemos decir que no a un trozo de queso?  Pues casi siempre nos hemos auto responsabilizado de esa falta de capacidad para parar y sin embargo existe un factor externo que nos dificulta parar a la hora de comer determinados alimentos.

La culpable de nuestro ‘amor’ por determinados alimentos es la dopamina. Una sustancia que regula la motivación y el deseo y que además gestiona parte de nuestro aprendizaje (en concreto el que se recibe por medio del condicionamiento. Es decir, la dopamina provoca que repitamos determinadas conductas. Entonces, ¿qué sucede si determinados alimentos ayudan a su estimulación?

Alimentos adictivos
Gtresonline

En efecto, diferentes alimentos consumidos en una importante cantidad pueden actuar en el nuestro cerebro activando la segregación de esta sustancia y provocando algunos niveles de adicción como pueden hacerlo las drogas. Las grasas que contienen las hamburguesas, las patatas fritas, o la pizza son un caldo de cultivo para la estimulación de la dopamina. Los azúcares y la manteca que contienen algunos refrescos, el helado o el chocolate también son unos estupendos estimulantes para hacer crecer nuestro deseo. El poder estimulador de la cafeína convierte también al café en uno de los alimentos más adictivos de nuestra despensa. Pero si hay un elemento que nos ha llamado poderosamente la atención por adictivo, es el queso. Aunque en un principio el queso no parece uno de esos alimentos englobados en los grupos de grasa y azúcar, varias investigaciones han determinado que el queso contiene un alto contenido glucémico y de grasa, lo que provoca que no podamos resistirnos a darle uno, o más bocados.  

 

Etiquetas: Queso, Salud de la mujer

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS