¡Alimentos de temporada para no engordar! ¿Qué comer en verano?

Un 53 % de las mujeres engorda durante el verano una media de entre 3 y 5 kilos. Consumir productos frescos de temporada es una medida eficaz para evitar este aumento de peso, mientras se ahorra y se cuida del medioambiente

  • Autor: Carmen López

Puede parecer una campaña publicitaria, pero no lo es. Guiarse por las temporadas a la hora de llenar el carrito de la compra tiene más beneficios de los que se piensa. Las frutas y verduras atienden a una lógica de crecimiento y maduración que está ligada con la salud del ser humano. Aunque algunos productos (como las manzanas) son perennes y siempre se encuentran en el supermercado, la presencia de las fresas es fugaz y las cerezas son todo un símbolo del verano.

Verlas en la frutería incluso influye en el estado de ánimo, porque son capaces de despertar sensaciones (alegría por la época estival, por ejemplo). Si, además, presentan más cualidades positivas que negativas, no hay excusa para no consumirlas: es una manera de dar frescura al verano.

Plato ideal

Según la dietista nutricionista Camila Rolón, un plato saludable tiene que estar organizado de la siguiente manera:

  • 1 MITAD: alimentos de origen vegetal, como frutas y verduras.
  • 1 CUARTO: proteínas saludables, como legumbres, carnes blancas, pescados y huevos.
  • 1 CUARTO: cereales integrales, como pan, pasta o arroz. También cereales y pseudocereales completos,
    como quinoa, mijo, trigo sarraceno. Además también estarían incluidos los tubérculos, como las patatas.

Consejo profesional: “comer productos de temporada es bueno para nuestra salud, nuestra economía y, por supuesto, para el medioambiente. Además de apoyar la sostenibilidad, consumimos productos que han sido recogidos en su punto óptimo de maduración con unas características organolépticas y un valor nutricional superior, a un precio justo y que favorece la economía local.

Por eso, una tendencia actual que las dietistas nutricionistas siempre recomendamos y priorizamos en las pautas dietéticas es que los protagonistas de nuestra cesta de la compra sean los alimentos frescos, de temporada y proximidad”.

Llenar la nevera

¿Qué hay en el mercado en julio y agosto? No solo en el ámbito de las frutas y las verduras: la carne y el pescado
también tienen protagonistas de verano. Mercados de abastos y el pequeño comercio local son los lugares más adecuados dentro de las ciudades para adquirir productos frescos. Pero en los últimos años también han surgido
iniciativas por parte de pequeños y medianos agricultores que quieren dar salida a su género sin intermediarios y sirviendo a clientes que vivan dentro de un radio de pocos kilómetros.

Además de las tiendas online, muchas ofrecen el servicio de ‘cesta’ mensual o quincenal: el cliente recibe en su domicilio una caja con verduras y frutas que se hayan recolectado en ese momento. Algunos proveedores ofrecen la posibilidad de elegir (habrá quien no quiera coles, por poner un ejemplo), pero lo que está garantizado es que todos los alimentos son de temporada. Es una gran opción para no romperse la cabeza a la hora de hacer la lista de la compra: el proveedor se encarga de ello. Para encontrar al tuyo, solo tienes que buscar en internet.

4 motivos parra consumir productos de temporada

  1. Cuidado de la piel en una época en la que está más expuesta al sol: los frutos rojos como las cerezas, las moras o las frambuesas tienen vitamina C y flavonoides que trabajan como antioxidantes muy potentes. Asimismo, la zanahoria, el mango o el melón son ricos en en carotenoides, que ayudan a tener una piel más radiante y a cuidar el bronceado. Pero nunca hay que olvidar la crema de protección solar, cuidado.
  2. Hidratación: la sandía, los melocotones, el pepino o el tomate son alimentos ricos en agua, lo que ayuda al cuerpo a mantenerse hidratado en meses en los que el calor aprieta.
  3. Ácidos grasos omega 3: es el momento de beneficiarse de los aportes de omega 3 de las sardinas, el bonito y los langostinos. Ayudan a reducir la acumulación de placa en las arterias, a bajar la tensión arterial y al correcto funcionamiento del cerebro. Hay que aprovechar que están a buen precio en la pescadería y a que su sabor está en su punto óptimo.
  4. Control del peso: las frutas y verduras de temporada ayudan a mantener a raya los kilos por su contenido en agua, fibra y pocas calorías. En este último punto coinciden con las carnes de temporada: el conejo tiene poca grasa, pero aporta nutrientes esenciales como proteínas y minerales como el hierro.

Consejos dietéticos

Para modificar la dieta y obtener el máximo beneficio, hay que tener en cuenta algunos factores. El dietista nutricionista perteneciente a la red de Doctoralia (www.doctoralia.es) Ángel Soriano da algunas pautas:

  • No desplazar algunos tipos de alimentos de interesante aporte nutricional, como las legumbres, las grandes desterradas del verano, que pueden seguir tomándose en ensaladas u otros platos fríos.
  • Cuando se sustituyen algunos alimentos, hay que tener en cuenta cuáles se están dejando de tomar y evitar carencias de los nutrientes que estos aporten. Por ejemplo, si se cena solo sandía (una práctica muy común), se están dejando de comer las proteínas o las verduras de esa cena.
  • No comer demasiado ligero o demasiado poco, ya que esto, además de no nutrir lo suficiente, puede dar lugar a que se tenga hambre y se acabe picando entre horas.

Continúa leyendo