Alimentos ‘procesados’ que SÍ son buenos (y sus ventajas)

¿Todos los alimentos considerados 'procesados' son malos? ¡No! Estos tienen beneficios para tu salud, anótalos.

Se ha hablado mucho de lo perjudiciales que pueden llegar a ser los alimentos procesados y ultraprocesados, pero… ¿y si te dijéramos que hay algunos tipos de alimentos de este tipo que sí tienen ventajas y que pueden ser interesantes? El Departamento de Agricultura de Estados Unidos define un alimento procesado como aquel que ha cambiado de alguna manera de su estado natural. Lavar, congelar, picar, moler, calentar, pasteurizar, deshidratar y envasar son todos procesos. Agregar conservantes, vitaminas o sabores también es una forma de procesamiento de alimentos. 

Se han realizado muchos estudios que implican que ciertos alimentos procesados aumentan el riesgo de sufrir obesidad y otros problemas de salud debido a su baja densidad de nutrientes, a su alta carga calórica y de grasa o sal o a su bajo contenido de fibra. Las chuches, las golosinas, la comida rápida, los fideos instantáneos, la bollería industrial o los alimentos precocinados tienen mala reputación (lógicamente)… ¿pero qué pasa con otras opciones? Estos alimentos considerados ‘procesados’ son más beneficiosos de lo que crees, toma nota de sus ventajas y beneficios:

Cereales: Tanto los cereales de bolsa listos para comer como los calientes contribuyen a una ingesta diaria de fibra, vitaminas y minerales de forma estable, asequible, disponible y versátil. El cereal se puede combinar con leche, yogur o frutas o puede ser la base de una mezcla de frutos secos para picar o de batidos y smoothies. Eso sí, siempre que sean bajos en azúcar y a poder ser, integrales.

cereales
iStock

Pescado enlatado: Atún enlatado en aceite de oliva con el que podemos hacer una ensalada o un sandwich, salmón enlatado que se puede añadir a una sopa de pescado, almejas enlatadas para hacer un caldo, unas caballas o unas sardinas enlatadas para tomar en un aperitivo, calamares en su tinta listos para ser degustados… El pescado enlatado es una excelente manera de obtener proteínas no perecederas que ya están cocinadas y listas para comer, y también una fuente de ácidos grasos omega 3, tan saludables para la salud del corazón. 

Judías enlatadas: Judías, lentejas o garbanzos envasados y enlatados proporcionan proteínas, fibra, vitaminas, minerales y nutrientes de igual manera que cocinados en el momento. Tener un par de legumbres enlatadas en la cocina o en la despensa es una buenísima idea…

Fruta deshidratada y barritas de frutas: ¿Compras fruta por piezas y se te pone mala antes de poder comerla? La fruta seca o deshidratada o las barritas de fruta, si bien no debe ser un sustituto de la fruta fresca, puede ayudarte. Lo bueno de la fruta seca, como las ciruelas pasas, es que se puede encontrar durante todo el año y ofrecen calidad nutricional, además de ser portátiles y fácilmente empacables. 

Tomates enlatados: Cuando los tomates frescos no están en temporada, puedes apostar por los enlatados. Los tomates son ricos en vitaminas, minerales y nutrientes vegetales, también en este formato. Enlatados, agregan sabor extra a una sopa de verduras, a las salsas para pasta y también en ensaladas, cortados en cubitos.

Continúa leyendo