Los alimentos que elevan los niveles de testosterona (y por qué los necesitas)

Así puedes aumentar, a través de la alimentación, los niveles de testosterona, una hormona con importantes funciones en el organismo.

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la relación que existe entre ciertas hormonas y la alimentación que seguimos? Hoy te hablamos de una hormona que quizás pienses que no influye demasiado en el organismo (pero que sí tiene importantes funciones vitales) y cómo puedes aumentar sus niveles a través de lo que comes de una forma natural: la testosterona. En los hombres, esta hormona permite que se produzcan espermatozoides en los testículos, agrava la voz en la pubertad, produce el crecimiento del vello y aumenta la fuerza ósea y muscular. En las mujeres también tiene efectos: ayuda a mantener el deseo sexual y a aumentar la libido (como en los hombres), además de ayudar a producir glóbulos rojos y a aumentar la energía y el estado de ánimo.

La glándula pituitaria, ubicada en el cerebro, controla la producción de muchas de las hormonas del cuerpo, incluida la testosterona. Los niveles bajos de testosterona, también conocidos como hipogonadismo, pueden causar deseo sexual reducido, infertilidad, masa muscular reducida o mal descanso nocturno. Pero… ¿sabías que hay una forma natural de aumentar los niveles de testosterona? Algunos alimentos pueden incrementar su producción, sobre todo los que cuentan con unos altos niveles de zinc, de magnesio y de vitamina D. ¡Te los descubrimos! Quizás quieras añadirlos a tu dieta de una forma más frecuente.

Alimentos ricos en zinc:

  • Ostras, que tienen una cantidad muy alta de zinc.
  • Pescados grasos azules como el salmón, el atún y la caballa.
  • Otros tipos de mariscos, como el cangrejo y la langosta o las almejas o mejillones.
  • Legumbres, como las lentejas, los garbanzos, las judías blancas y pintas y los frijoles negros.

Alimentos ricos en vitamina D:

  • Cereales fortificados.
  • Huevos (más concretamente las yemas, que contienen bastante vitamina D)
  • Leche baja en grasa (desnatada)
  • Jugo o zumo de naranja fortificado.
  • Leche vegetal fortificada, como leche de soja, arroz o avena.
ostras
iStock

Los alimentos ricos en magnesio incluyen principalmente las verduras de hoja verde, como las espinacas, los berros y la col rizada o kale. Las nueces y otros frutos secos, y las especias y hierbas como las cebollas, el ajo o el jengibre también se incluyen en esta lista de alimentos recomendados.

Lo que no se consume en la dieta puede ser tan importante como lo que sí se incluye en ella para influir en la producción de esta hormona. Por ejemplo, consumir drogas, fumar tabaco y beber alcohol puede reducir los niveles de testosterona en el organismo, así como la exposición a algunos químicos peligrosos (como el conocido como BPA, que se encuentra en muchos plásticos principalmente). Junto con una dieta adecuada y equilibrada rica en los compuestos anteriores (como la dieta mediterránea, por ejemplo, siempre muy recomendada), existen otras formas de ayudar a aumentar naturalmente los niveles de testosterona. Toma nota de estos hábitos:

  • Ejercicio regular, pero no excesivo.
  • Control del peso adecuado.
  • Buenos hábitos de estilo de vida
  • Sueño y descanso adecuado (de al menos 8 horas)
  • Control de enfermedades crónicas como la diabetes.

Continúa leyendo