Vídeo de la semana

Ocho alimentos que nos hacen felices

Más allá del placer que provoca el mero hecho de comer, de disfrutar sabores y texturas, la alimentación también puede mejorar el estado de ánimo.

  • Por Sara Menéndez

Hay alimentos que tienen el fantástico poder de estimular la sensación de felicidad, ya que una buena comida es una fuente de placer inmediato.

Por algo muchos de los gratos momentos que ofrece la vida se articulan en torno a una mesa llena de los platos que más gustan a los  comensales. Bodas, cumpleaños, fiestas de Navidad, ascensos en el trabajo, una graduación o reencuentros familiares son solo algunos de esos motivos por los que engalanar la mesa y servir las recetas preferidas. De ahí que, salvo en excepciones, la comida se relacione con los buenos sentimientos.

Pero la alimentación también tiene sus secretos y resulta que hay algunos alimentos que, por los nutrientes que aportan al organismo, son potenciadores de la felicidad. Si te preguntas cómo puede ser posible, los responsables del obrador Leon the Baker tienen la respuesta. No te los pierdas, porque tu vida puede mejorar solo con unos pequeños cambios en tus menús.

  • Arándanos: Los arándanos tienen un completo perfil nutricional y son alimentos ideales para mejorar el estado de ánimo. Tienen un delicioso sabor y son ricos en vitaminas y antioxidantes, ayudan a activar las respuestas positivas y los signos de bienestar del cerebro. Al igual que otros frutos, como las moras o las bayas, como el açaí.
  • Fermentados: La salud del intestino está relacionada con las emociones y la ingesta habitual de probióticos aumenta los neuroquímicos de la felicidad (dopamina y serotonina). Por ello, los alimentos fermentados, como la kombucha, el kéfir y el tempeh, son perfectos para mejorar nuestro bienestar.
  • Verduras: La falta de vitaminas y minerales puede ocasionar mal humor, por lo que las verduras, especialmente las de hojas de color verde oscuro, son muy útiles para mejorar nuestro estado anímico. Además, contienen mucha vitamina C y magnesio, dos moléculas imprescindibles para transformar la tiroxina y el triptófano en las famosas serotonina y dopamina.
  • Salmón: El pescado, en general, aunque especialmente el salmón, tienen un gran contenido de omega 3, un aminoácido esencial vinculado con la regulación del humor y el bienestar. Además, otros tesoros del mar, como las ostras, tienen un alto contenido de selenio, también relacionado con la felicidad.
  • Plátanos: Su perfil nutricional es rico en sustancias importantes para el organismo, como la vitamina B6, el triptófano, el potasio, el hierro y el magnesio, también relacionados con el humor.
  • Frutos secos: Son una excelente fuente de ácidos grasos omega 3. Las nueces, almendras, avellanas o anacardos son fuentes vegetales ricas en triptófano, el aliado de la felicidad.
  • Chocolate: El consumo de chocolate nos proporciona varios de los químicos necesarios para ser felices. Además de su sabor, lo que nos produce una sensación de bienestar es que activa y acelera la producción de serotonina y el control del estrés.
  • Café: En un consumo moderado, el café ayuda al cerebro al reconocimiento rápido y eficaz de las expresiones positivas. Además, ayuda a prevenir problemas emocionales, ya que estimula la producción de la noradrenalina, la serotonina y la dopamina.

No son mágicos

Estos alimentos son buenos para el organismo y sus nutrientes ayudan a que nos sintamos mejor. Pero, para potenciar sus efectos, se recomienda llevar un estilo de vida saludable que incluya el ejercicio físico. Asimismo, el contacto con otras personas o realizar actividades placenteras también son acciones necesarias. La salud mental puede cuidarse de muchas maneras.

Frutas amigas

Además de los mencionados plátanos, hay otras frutas que ayudan a estar de buen humor. Por ejemplo, las naranjas contienen altas dosis de vitamina C, que ayuda a reducir los niveles de vanadio, un mineral del que se sabe que tiene cierta culpa a la hora de sufrir depresión. Además, también disminuye los cambios en el estado de ánimo y el estrés psicológico. Otros que están bien cargados de esta vitamina y contienen ciertos componentes que ayudan a la producción de serotonina y endorfina (las hormonas culpables de la  felicidad) son los frutos rojos, como los citados arándanos o las grosellas. Y, por su parte, la piña también tiene componentes que estimulan la producción de serotonina y, además, ayuda a dormir mejor.

Continúa leyendo