Vídeo de la semana

Alimentos que pueden dañar tu sistema inmune sin que te des cuenta

¿Sabías que hay algunos alimentos que pueden hacerte enfermar más? Cuidado con ellos, debilitan tu sistema inmunológico.

alimentos sistema inmune
Pexels

Somos lo que comemos. Llevar una dieta saludable juega un papel fundamental en el estado de nuestro sistema inmunológico, que el que nos protege de una amplia gama de patógenos que causan enfermedades prácticamente a diario. Si bien ningún alimento es "bueno" o "malo" por sí solo para el sistema inmunológico, los hábitos alimenticios saludables son cruciales para mantener una inmunidad fuerte, al igual que hay algunos poco sanos que pueden comprometer esta barrera de defensa de nuestro cuerpo y hacernos enfermar con mayor frecuencia… 

¿Cuáles son los alimentos y las bebidas que más pueden perjudicarnos y que pueden dañar nuestro sistema inmune sin que nos demos siquiera cuenta? Toma nota de ellos y evítalos en la medida de lo posible:

Alcohol: El alcohol compromete el sistema inmunológico al reducir las células que combaten las infecciones. El consumo de bebidas alcohólicas también desencadena una inflamación que puede dañar los pulmones, al hígado y a otros órganos. Para una salud óptima, no debes beber alcohol nunca. Y si lo haces, recuerda que debes limitar y controlar mucho su consumo, que debe de ser esporádico.

Fruta deshidratada: Si bien las frutas secas, enlatadas o deshidratadas aparentemente son saludables, a menudo contienen mucha azúcar agregada y, por lo tanto, desequilibran el microbioma. Las frutas enlatadas y secas alimentan con glucosa y fructosa a las bacterias no saludables en el microbioma, y por tanto, pueden terminar por afectar al sistema inmunológico.

Lácteos (en algunos casos): Si bien el consumo de productos lácteos puede ser beneficioso para algunas personas, para otras puede provocar inflamación, problemas de intestino, cólicos, diarreas, intolerancia a los alimentos y reacciones que pueden afectar negativamente al sistema inmunológico. Estas personas se benefician de reducir su consumo de lácteos (leche de vaca, queso, yogur…) o de abstenerse por completo de ellos.

lácteos
Pexels

Comida rápida: Las hamburguesas, los burritos, las pizzas y las patatas fritas de los famosos establecimientos de comida rápida son muy sabrosas, pero aportan muy pocos nutrientes como vitaminas y minerales, y si contienen una gran cantidad de calorías, grasas y sodio, que pueden comprometer tu sistema inmune.

Alimentos procesados: Algunos alimentos procesados afirman ser "naturales", pero contienen cantidades significativas de azúcar, carbohidratos refinados y aditivos y conservantes asociados con la inflamación de los tejidos. Y unos niveles más altos de inflamación pueden debilitar el sistema inmunológico. Los alimentos procesados incluyen el bacon, los embutos, las conservas de carne…

Alimentos refinados: Comer alimentos refinados puede comprometer tu sistema inmunológico y causar un desequilibrio en el microbioma intestinal. Los alimentos refinados incluyen la harina blanca, la pasta blanca, el pan blanco o el azúcar. En lugar de alimentos refinados, busca variedades de pan y de pasta integrales. Aquí también se incluyen los aceites vegetales refinados, que están altamente procesados y pueden provocar inflamación y desequilibrios en las comunidades bacterianas. Estos aceites vegetales incluyen variedades como el de canola, el de maíz, el de soja o el de girasol. Los aceites de oliva y de coco son más saludables y mejores opciones.

Continúa leyendo