Vídeo de la semana

Amaranto, el nuevo ingrediente de moda

La excelente suma de calcio, magnesio y fósforo nos ayuda a luchar contra la osteoporosis y mantener unos huesos fuertes.

  • Por María García

Se trata de un pseudocereal que contiene casi todos los aminoácidos esenciales para el organismo, además de ser una excelente fuente de proteína vegetal. Es tan versátil que no te costará nada incluirlo en tus recetas.

Esta pequeña semilla es uno de los cultivos más antiguos de América y también uno de los grandes secretos de la cocina india, donde su uso está muy extendido. Junto a China, son los mayores productores de amaranto del mundo, cifras que no dejan de crecer a medida que el resto del planeta va conociendo los beneficios del que algunos llaman nuevo ‘superalimento’.

Y es que el amaranto está considerado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como el mejor alimento para ser el humano, gracias a lo sencillo que es su cultivo, además de las propiedades y beneficios que aporta al organismo.

Al igual que la quinoa, se considera un pseudocereal, pues su aporte de proteínas es tan elevado que se asemeja a una legumbre. En el caso del amaranto, el porcentaje de proteína por grano sería cercano al 16 %, mientras que el arroz no llega al 3 %.

Rica y completa

Pero esta semilla aporta otros muchos beneficios: ella sola incluye, prácticamente, todos los aminoácidos necesarios para sobrevivir. A esto le sumamos su alto contenido en hierro, calcio, potasio, magnesio y fósforo, además de vitaminas del grupo B12 o antioxidantes.

Se trata de una de las proteínas vegetales de más alta calidad, lo que convierte al amaranto en un ingrediente ideal para las dietas veganas, que podrán compensar con él la falta de carne o pescado en su menú. También debemos señalar su fácil digestión y que cuenta con una gran ventaja frente a otros cereales: no tiene gluten. Abre, así, las puertas a nuevas opciones a las personas celíacas. Pero también es perfecto para una dieta en la que se busca perder peso, ya que es muy saciante y rico en fibra.

¿Cómo lo cocino?

Se trata de un producto muy versátil que en cocina se utiliza tanto como para salado como en dulces. Podemos decir que se asemeja mucho al arroz en el tipo de platos y en la forma de cocinarlo. Es decir, en cocerlo con agua y utilizarlo como guarnición o base a la que añadir verduras o carne.

Sin duda, la receta más sencilla es poner las semillas al fuego con un poco de azúcar y dejar que exploten, como las palomitas de  maíz. De este modo, se obtiene uno de los picoteos más extendidos en la India y que puedes preparar ya en casa. Como su sabor es muy intenso, muchas personas prefieren mezclarlo con otro cereal. Así se consigue desde una saludable granola hasta un sabroso rebozado con el que dar un toque especial a los empanados. Por último, también puedes tomar sus semillas crudas como parte del aliño de una ensalada.

Gracias a sus propiedades, es muy beneficioso para el sistema cardiovascular y para combatir la anemia.

Continúa leyendo