Analgésicos: qué tener en cuenta antes de tomarlos

Los analgésicos, comúnmente conocidos como calmantes, son medicamentos destinados a aliviar el dolor de manera parcial. Este fármaco abarca muchos tipos de medicamentos, en diferente grado y de distinta manera.

Existen más de una docena de analgésicos, divididos en dos categorías principales: los comunes, que incluyen el paracetamol, y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como la aspirina.

Los primeros, pueden aliviar el dolor y la fiebre, pero no afecta a la inflamación. En cambio, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE's) si combaten la inflamación de dolencias como la artritis.

Ir a la farmacia y escoger un analgésico es muy fácil, pero antes deberías tener en cuenta algunas consideraciones:

1. Si tienes algún dolor durante el embarazo, puedes tomar pequeñas dosis de acetaminofén (paracetamol), mientras que debes evitar la aspirina y otros AINE's, pues elevan el riesgo de malformaciones y aborto involuntario.

2. El mejor momento para tomar cualquier tipo de analgésico es después de las comidas ya que así el estómago estará más protegido. Si se toma en cualquier otro momento del día, hacerlo junto con antiácidos como el omeoprazol puede ayudar.

3. Los antiinflamatorios no esteroideos pueden afectar al estómago y lo hace más sensible a la acidez. Por eso, no es conveniente utilizarlos de manera prolongada o en gran cantidad, ya que es posible que te provoque reflujo y úlceras.

4. Nada de aspirina para los mas pequeños. Si tu hijo tiene menos de 16 años, no debe consumir este tipo de medicamento, pues puede sufrir Síndrome de Reye (daños cerebrales y hepáticos). Se recomiendan pequeñas dosis de ibuprofeno.

5. Cuidado, consumir alcohol junto con los analgésicos puede ser peligroso. No es recomendable "combinarlos" pues pueden causar irritación y sangrado en tu sistema digestivo y un daño hepático grave.

6. Algunos medicamentos como antidepresivos o anticoagulantes no se llevan bien con los analgésicos. Consulta a tu médico antes de consumirlos.

Continúa leyendo