¿Antibióticos para tratar la neumonía?

Esta enfermedad se produce cuando los gérmenes infecciosos (bacterias o virus) llegan hasta los pulmones. Entran por las vías respiratorias y, como el sistema de defensa está debilitado, colonizan el pulmón.

Esta enfermedad se produce cuando los gérmenes infecciosos (bacterias o virus) llegan hasta los pulmones. Entran por las vías respiratorias y, como el sistema de defensa está debilitado, colonizan el pulmón.

 

¿De qué depende la neumonía?

 

La gravedad de esta patología depende del tipo de germen que la ha causado y del estado de salud de la persona. Es menos grave en un individuo sano que en un niño, una persona de edad avanzada, o en aquellas que presentan enfermedades cardiacas, respiratorias, renales, diabetes, consumidores de alcohol, de tabaco, o están inmunodeprimidas.

 

Si la neumonía está producida por una bacteria como el neumococo, los síntomas son: tos con expectoración purulenta, a veces hasta con sangre, dolor torácico y fiebre con escalofríos. En otros casos cursa con fiebre, dolores músculo-esqueléticos, cansancio, cefalea, tos seca, dolor torácico y síntomas gastrointestinales.

Agentes infecciosos

 

Virus o bacteria, ¿cuál es el culpable? Las neumonías requieren tratamiento farmacológico, pero es un error automedicarse, porque es preciso conocer previamente qué agente está causando la enfermedad. Nunca deben tomarse indiscriminadamente antibióticos, ya que algunas bacterias son resistentes a ellos. Los neumólogos insisten en que el tipo de antibiótico, la dosis y la forma de administrarlo dependerán del responsable de la infección. Si el origen es un virus, no son eficaces, y habría que aplicar un tratamiento antiviral.

 

La mejor forma de prevenir la neumonía es administrarse la vacuna antigripal y antineumocócica. Una neumonía en personas de edad avanzada y con otras enfermedades puede tener graves complicaciones, como insuficiencia respiratoria o subida del nivel de glucosa, que serán motivo de ingreso (un 20 a un 40% de estos pacientes requiere hospitalización) ya que podrían poner en peligro su vida.

Mar

Mar Pastor

Continúa leyendo