Antidepresivos. Muchos más beneficios que riesgos

En España su consumo se ha tripiclado en trece años. Por eso interesa saber que son seguros.

  • Autor:  Esther Martín del Campo.

Son el cuarto tipo de fármacos más vendidos en el mundo y el tercero más recetado. A pesar de ello, su perfil de seguridad es desde siempre un tema bastante controvertido, aunque carece de fundamento científico. Así, una investigación internacional en la que ha participado el director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam), Eduard Vieta, ha mostrado que, en términos generales, los antidepresivos son seguros.

Bastante seguros

El estudio, publicado en la revista JAMA Phychiatry, es el primero hasta la fecha que evalúa la seguridad de los antidepresivos a gran escala. En este trabajo han participado investigadores de varias instituciones internacionales de Europa, Estados Unidos, Canadá y Asia, que han revisado de manera global los resultados de 45 metaanálisis (diferentes estudios).

En su búsqueda, los autores no han encontrado datos que muestren una evidencia sólida de efectos negativos sobre la salud asociados al uso de estos medicamentos. Eduard Vieta, que también es jefe del Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Clinic de Barcelona, es el único participante español en esta investigación. El experto ha subrayado que este trabajo es “sin duda, el más concluyente respecto a la seguridad a largo plazo de los antidepresivos y demuestra que, bien utilizados, tienen muchos más beneficios que riesgos”. Y añade que todos los episodios o efectos secundarios reflejados en los estudios eran “altamente probables debido a las condiciones del paciente”; es decir, no estaban relacionados con los antidepresivos en sí mismos.

La condición previa actual

Según el análisis, la llamada “confusión por indicación” podría alterar las pocas asociaciones en las que se detectó una evidencia relativamente convincente. Este sesgo se produce cuando se opta por prescribir un tratamiento a los pacientes con peor pronóstico, frente a no prescribirles nada. De manera que es probable, sugieren los expertos, que los efectos adversos que se recogen guarden relación con la condición que impulsó la prescripción del antidepresivo, más que con el fármaco concreto.

Tras la revisión, los autores subrayan que el uso de antidepresivos parece seguro para el tratamiento de los trastornos psiquiátricos, pero se necesitan más estudios que profundicen en la enfermedad subyacente. Por su parte, el autor principal del estudio, Evangelos Evangelou, epidemiólogo del Imperial College de Reino Unido, destaca que aunque el trabajo demuestra que los antidepresivos son fármacos seguros, hay que tener en cuenta que los efectos adversos se han de controlar clínicamente durante todo el tratamiento.

La importancia de esta revisión general es clave si se tiene en cuenta el aumento del uso de antidepresivos en todo el mundo. Comncretamente, en nuestro país, según el último informe de la Agencia Española del Medicamento, de 2015, su prescripción y consumo se triplicó entre el año 2000 y 2013.

Los efectos secundarios parecen estar más relacionados con la enfermedad subyacente que con el medicamento en sí.

También te puede interesar:
Gaceta Médica

Gaceta Médica

El periódico líder en información sanitaria y de salud en España. Dirigido a médicos, enfermeras y todos los profesionales de la sanidad.

Continúa leyendo