Aprende a sentarte correctamente en el sofá

Si te pasas la mayor parte del día sentado, en la oficina y en casa, es fundamental que lo hagas de la manera adecuada. Te enseñamos cómo hacerlo de forma correcta en el sofá.

Si tienes dolor de espalda la mayor parte del año, puede ser debido a que no te sientas correctamente y tu columna se resiente. Adoptar una buena postura en el sofá de casa es fundamental para mantener el cuerpo en buenas condiciones. Sigue estas pautas y se convertirán en una buena rutina.

Aunque estés cómodamente sentado en el sofá, debes de respetar una serie de normas para que tu cuerpo no esté encogido y luego se resienta de malas posturas. El sofá es el lugar de la casa donde, probablemente, pasamos más tiempo, y, aunque se asocie a momentos de relajación, debemos adoptar una buena posición en él. 

- Mantén siempre los pies en el suelo y la espalda recta. Por eso no son muy recomendables los sofás excesivamente blandos y con el respaldo inclinado, que no permite mantener un ángulo recto. El objetivo es mantener la columna lo más alineada posible. Se trata de respetar la curvatura natural de la espalda, la zona cervical y lumbar ligeramente hacia dentro y la dorsal hacia fuera. Reparte el peso entre las dos piernas por igual. 

- Lo mejor es sentarse sobre la pelvis, de modo que la parte baja de la espalda toque el respaldo pero que a su vez los pies toquen el suelo. Si queda espacio entre el sofá y la zona lumbar es bueno poner un cojín.

- Muchos sofás tienen el respaldo bajo y eso no permite apoyar la nuca. Mucho rato en la misma postura hace que tensiones las cervicales. Para apoyar la cabeza es recomendable utilizar un cojín y alinear así cabeza y columna.

Prueba el sofá antes de decidirte a comprarlo. Es fundamental que te resulte cómodo.

- Aunque tendemos a tumbarnos el sofá no está diseñado para que lo hagamos. Ni es lo suficientemente firme ni su forma y sus cojines recogen de forma adecuado nuestro cuerpo. Aún así, si quieres estirarte de lado pon un cojín entre ambas rodillas y otro bajo la cabeza. Hay que intentar que el cuerpo quede lo más alineado posible y no forzar el cuello para ver la tele, por ejemplo. Si nos tumbamos boca arriba, para leer, por ejemplo, tendremos más desequilibrado el cuerpo, sobre todo la zona lumbar y cervical. Lo ideal es sube los pies para formar, en la medida de lo posible una línea recta. 

- No permanezcas mucho tiempo en la misma postura y cambia cuando vayas notando tensión en diferentes partes de tu cuerpo. 

- Intenta buscar la simetría, es decir, no te sientes sobre una sola pierna, ni mantengas el cuerpo apoyado sobre un brazo. Reparte el peso entre las dos piernas por igual. Si subes los pies sobre un taburete colócalos  de manera que estén alineados. 

Es bueno probar el sofá antes de comprarlo, comprobar que es cómodo para nosotros, que no es demasiado bajo o que tiene el respaldo a una altura recomendable. Algunos son reclinables o tienen reposapiés tipo "chaise longue".

Continúa leyendo