Así funciona el proceso legal en casos de violencia de género

Hay muchas campañas de concienciación contra la violencia de género, pero ocurren cosas que hacen que nos planteemos si realmente funcionan estas medidas.

¡Inscríbete en nuestra Carrera contra la Violencia de Género!

Desde finales de los años 90, se ha puesto mucho esfuerzo en intentar concienciar a la sociedad sobre la violencia de género. Los malos tratos hacia las mujeres y la violencia doméstica pasaron de ser un problema individual para convertirse en un problema social.

En el año 2003 se aprobó la Ley 16/2003 de 8 de abril, sobre la prevención y la protección integral de la mujer, la cual fue posteriormente desarrollada por la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre, a cerca de medidas de protección integral contra la violencia de género.

Pasos del procedimiento policial

El inicio del procedimiento judicial puede ser por varias vías. Ahora mismo, las denuncias contra la violencia de género las puede interponer tanto la víctima como testigos de la propia víctima. Pero la realidad es otra, la mayoría de las denuncias interpuestas, suelen venir por partes médicos de lesiones o por la intervención de la policía y los servicios sociales en el conflicto. A pesar de que la ley está de su parte, pocas son son la víctimas que interponen las denuncias, y mucho menos sus familiares o testigos de la situación.

De tal modo que, podemos deducir, que existe miedo, por parte de las víctimas y de su entorno a la hora de denunciar. Y ya no solo miedo, también muchísima desinformación. Causa por la que muchos procesos se quedan parados a la mitad.

Tras la recogida de la denuncia que, cuanto más concreta y detallada, mejor, ya que será más fácil obtener protección judicial, son las Fuerzas de Seguridad del Estado las que tienen que relatar el estado emocional de la mujer, para que el juzgado de violencia pueda entender la situación de la víctima.

A continuación se solicitará una orden de protección, que además de proporcionar beneficios sociales y jurídicos a las víctimas, hace que se interpongan una serie de medidas cautelares, como por ejemplo, la obligación de abandonar el domicilio familiar por parte del agresor.

El problema es que muchas víctimas creen que, con simplemente poner la denuncia, cesará la violencia, pero este es solo el primer paso. Además, es importante que las mujeres víctimas de violencia de género sepan que tienen garantizados unos derechos

 

Fases del procedimiento judicial

Una vez que el atestado policial ha finalizado, y el agresor ha sido detenido, se pasa al Juzgado de Violencia sobre la Mujer. Y cuando el Juzgado recibe la denuncia, se realiza una audiencia urgente a la víctima, al agresor y al Ministerio Fiscal (en un plazo máximo de 72 horas).

Tras la audiencia, el juez resuelve y, en el caso de que se determine que existe violencia de género, se podrán tomar medidas de varios tipos: judiciales o penales.

Una vez celebrada la comparecencia las partes podrán solicitar:

- Un juicio rápido
- Procedimiento de diligencias previas, en el que deben seguir siendo investigados.
- Sobreseimiento provisional o libre

Cuando las partes sean escuchadas, el Juez de Violencia de Género, tomará la decisión que considere, teniendo en cuenta todos los hechos y testimonios. Además, aquí no acaba todo, la policía, los servicios sociales y judiciales, llevan un seguimiento de las dos partes, es decir, de las víctimas y del agresor, con el fin de evitar una nueva situación de violencia de género.

Vídeo: 5ª Carrera Hay Salida

Rostros conocidos apoyan nuestra iniciativa. Únete y participa en nuestra 5ª Carrera Hay Salida. ¡Corre contra la violencia de género! 

 

También te puede interesar:
Clara

Clara Martínez

CONTINÚA LEYENDO