Vídeo de la semana

Así puedes incluir la naranja en tus platos para activar tus defensas

Si quieres huir de los virus y resfriados, incrementar tu consumo de vitaminas puede ayudar y mucho. Hoy te enseñamos algunas formas de incluir la naranja en tu dieta para mejorar tu sistema inmunitario.

En estos tiempos de pandemia, se habla mucho de lo que debe o no hacerse para mejorar la resistencia de nuestras defensas a diferentes tipos de virus. Si bien es difícil defenderse ante ciertas enfermedades, lo cierto es que la alimentación puede hacer mucho por nosotros. Hoy te enseñamos algunas formas de incluir la naranja en tu dieta para reforzar tus defensas.

u

Posiblemente ya hayas oído hablar de los muchos beneficios que posee la naranja, pero en caso de que necesites refrescar tu memoria, vamos a recordarte algunos de ellos. Pese a que esta fruta está disponible en las baldas de nuestros supermercados durante todo el año, es cierto que el otoño y el invierno son sus estaciones por excelencia, por lo que podrás disfrutar de todos los beneficios de una fruta de temporada. 

Seguramente, lo primero que viene a tu cabeza cuando piensas en naranja es su alto contenido en vitamina C... ¡y con razón! Por cada 100 gramos de naranja, obtendremos aproximadamente 28 miligramos de vitamina C, coronándose en el top de las frutas más ricas en este nutriente. Según la revista médica Medline Plus, la vitamina C es un antioxidante muy potente que contribuye al normal crecimiento y desarrollo y que además promueve la curación de diferentes partes de nuestro organismo, lo cual puede ayudar mucho a mantener nuestra salud en un estado más que óptimo.

Pero la vitamina C no es ni mucho menos la única característica que define a la naranja: esta fruta contiene un buen aporte de ácido fólico, un compuesto que puede ayudar mucho a nuestra salud, pero especialmente si quieres quedarte embarazada o ya lo estás, como confirma este estudio de Oficina para la Salud de la Mujer. El ácido fólico estimula igualmente la producción de glóbulos rojos, que se encargan de nutrir nuestras células, con lo que si sufres de anemia, también deberías plantearte incluir la naranja en tu dieta.

Aunque no sea un remedio infalible, está claro que mantener nuestro cuerpo bien alimentado, hará que esté más sano y fuerte y que pueda defenderse de diferentes amenazas. Además, con la naranja no tienes excusa, ya que hay muchas formas en las que puedes tomarla que van más allá del clásico gajo después del almuerzo. Por si acaso necesitas un poco más de inspiración, te dejamos algunas recetas con naranja para que tomes este delicioso alimento con más frecuencia.

Con miel y frutos secos

Si no quieres tomar la naranja sola como postre o merienda, pero tampoco tienes demasiado tiempo, esta receta puede ser la solución a tus problemas. Corta la naranja en gajitos, distribúyela en un plato plano y ponle algunas nueces, anacardos o pistachos por encima. Añade una cucharadita de miel para hacer este snack aún más delicioso. ¡Es ideal para saciar tus antojos de dulce de una forma un poco más saludable! 

En ensalada

Puede que no seas muy fan de la mezcla dulce-salado, pero puede que la ensalada de naranja se convierta en tu próximo capricho. Sustituir el tomate por la naranja en las ensaladas (o incluso combinarlos) puede ser más fructífero de lo que crees, ya que el ácido de esta fruta combina a la perfección con la suavidad del aceite de oliva del aliño. Si quieres innovar en la cocina, esta ensalada va a sorprenderte para bien.

Como salsa

Este cítrico contrasta a la perfección con multitud de carnes y pescados. Mezclar un zumo de naranja con algo de harina y mantequilla puede resultar en una excelente salsa de naranja con la que sorprender a tus invitados. Si quieres innovar en tus recetas, opta por preparar esta deliciosa salsa de naranja como acompañamiento a tus comidas. ¡Estamos seguras de que les encantará!

Continúa leyendo