¿Astenia primaveral? Estos alimentos te harán sentir mejor

¿Cómo combatir el cansancio propio de esta época del año y los cambios de estación? Toma nota de estos consejos alimenticios.

Los cambios de estación a veces pueden corresponder con cambios de humor bastante acusados. En algunas personas, esta conexión natural entre las emociones y el clima puede convertirse en una condición llamada trastorno afectivo estacional o TAE.  La astenia primaveral también es frecuente en esta época del año y puede manifestarse a través de cansancio, de fatiga, de dificultad para conciliar el sueño o de falta de energía. ¿Cómo sobreponerse a ella si la estás sufriendo? Aquí tienes algunas claves:

Reduce las toxinas: Evita la ingesta de café, alcohol, azúcar, alimentos procesados, hidratos de carbono refinados (pan, pasta, galletas, bollería), aditivos y carnes rojas. No hay excusa que valga: en tu dieta de primavera debes consumir más vegetales de hoja verde para ayudar a depurar el hígado y la vesícula.

Más hidratación: ¡No te olvides de beber agua! Es recomendable beber entre 1 y 2 litros al día para favorecer la función renal, eliminar toxinas, y estimular tu metabolismo. Una buena hidratación a base de agua y distintas infusiones te ayudará a combatir el cansancio causado por la astenia primaveral.

agua
Pexels

Frutas y verduras de temporada: La naturaleza es sabia: los productos de temporada nos ayudan a preparar nuestro organismo para el cambio de estación, por lo que son los más adecuados para complementar tu dieta energética. Entre las frutas y verduras de primavera están la fresa, la cereza, la naranja, la zanahoria, la judía verde, la rúcula, y las espinacas; así que inclúyelos en tus menús. Y recuerda que los alimentos de color naranja son ricos en betacarotenos y favorecen la producción de melanina, preparando nuestra piel para el sol y cuidándola desde dentro. No esperes al verano e incorpóralos ya a tus comidas diarias.

Arriba el triptófano y la melatonina: Este aminoácido, tan necesario para combatir la fatiga y ayudarte a conciliar el sueño, que suele verse alterado en esta época, se encuentra en los cereales integrales y en las legumbres, por ejemplo. También en pescados como el salmón, los frutos secos como las nueces, el queso y otros lácteos y los huevos.

Tés de hierbas. ¿Hay algo más relajante que una humeante taza de té de hierbas? Los tés chai que también contienen especias como la canela y el jengibre pueden brindar una sensación de calidez y comodidad que puede ser relajante si no te sientes bien. Y es una manera deliciosa de hidratarse.

Comidas fermentadas. Existe una conexión interesante entre el intestino y el cerebro. Según algunos estudios recientes, las personas que tienen un aumento de las llamadas 'bacterias malas' en el intestino tienen niveles más altos de depresión y ansiedad, y el 95 % de la producción de serotonina ocurre en el intestino, no en el cerebro. Los estudios han demostrado que una de las mejores cosas que puedes hacer es tomar probióticos para ayudar a aumentar el nivel de 'buenas bacterias' y mejorar tu humor. También puedes aumentar las 'bacterias buenas' en tu intestino al comer alimentos fermentados como encurtidos, yogur, kombucha y chucrut.

Continúa leyendo