PATROCINADO

Las menciones del etiquetado de los alimentos que protegen de posibles reacciones alérgicas

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) al menos un 2% de los adultos y entre el 3 y el 7% de los niños de España presentan alergias alimentarias.

Uno de los aspectos que más preocupa a las mamás y papás de niños pequeños que empiezan la etapa de la alimentación complementaria es el de las alergias alimentarias, cuya incidencia en la población infantil es reseñable. Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), al menos un 2% de los adultos y entre el 3 y el 7% de los niños de España presentan este tipo de alergias.

Afortunadamente, el conocimiento científico al respecto es amplio y prueba de ello es que, en la actualidad, en la Unión Europea existen un total de 14 alérgenos reconocidos en su legislación, lo cual obliga a los fabricantes de estos alimentos comercializados en territorio de la UE a incluirlos de manera destacada en el etiquetado. Los 14 ingredientes alimentarios señalados con mayor capacidad de producir alergias son: cacahuetes, frutos secos de cáscara, soja, mostaza, huevos, altramuces, leche, pescado, cereales que contengan gluten, sésamo, apio, dióxido de azufre y sulfitos, moluscos y crustáceos

Cómo evitar las reacciones alérgicas

Aunque algunas pueden desaparecer o reducirse, las alergias alimentarias no tienen cura, por lo que la única garantía que existe para eludir la reacción alérgica es evitar el consumo del alimento que provoque dicha reacción. Hay que tener en cuenta que es posible que esta aparezca ingiriendo una mínima cantidad del ingrediente en cuestión, que en los casos más leves se puede traducir en síntomas como picor o sarpullido y en los niveles superiores de gravedad, en vómitos, diarrea, dificultad para respirar y anafilaxia, un tipo de reacción alérgica muy grave potencialmente mortal.

Por ello, es absolutamente imprescindible para evitar cualquier susto afrontar con responsabilidad la introducción de nuevos alimentos en las dietas de los niños pequeños, tal y como indican los especialistas médicos en pediatría, así como verificar los ingredientes de la etiqueta de los alimentos que se van a consumir. 

En este proceso, la labor de los científicos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) es clave para finalmente regular el etiquetado de alimentos y poder ayudar a los consumidores a tomar unas decisiones de compra adecuadas, con información suficiente. 

Al aportar sus opiniones a este proceso de vital importancia para lograr la seguridad de los alimentos que consumimos en la Unión Europea, los científicos de la EFSA, y de las agencias nacionales como AESAN, responsables de las alergias alimentarias garantizan que los alimentos presenten información precisa, de forma destacada, sobre alérgenos, en sus envases y en la publicidad, ayudando así a proteger a las personas alérgicas de posibles riesgos.

Acerca de #EUChooseSafeFood

Con el objetivo de divulgar y explicar el papel de la ciencia como garante de la seguridad alimentaria en la Unión Europea y generar así mayor confianza en los consumidores en España de cara a sus elecciones alimentarias, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) han puesto en marcha la campaña #EUChooseSafeFood.

Hasta el próximo mes de octubre, la campaña #EUChooseSafeFood de la EFSA y la AESAN incidirá en todos los aspectos relacionados con la seguridad alimentaria que tienen impacto en la vida diaria de la población. 

En concreto, compartirá información sobre temas concretos como el etiquetado de alimentos, la higiene alimentaria, las declaraciones de propiedades saludables, los alérgenos, los aditivos, las enfermedades de origen alimentario o la importancia de las abejas para la cadena alimentaria. Más información de la campaña #EUChooseSafeFood aquí.