Ayuno intermitente + Dieta cetogénica: así es el método más eficaz para perder peso

¿Sabías que puedes combinar ambas técnicas para adelgazar de una forma eficaz? Te contamos cómo hacerlo.

Es más que probable que si quieres perder peso o adelgazar de forma fácil, hayas probado, en algún momento, a realizar el ayuno intermitente o a seguir la dieta cetogénica (también llamada dieta keto). Pero… ¿y si te dijéramos que combinando ambos métodos a la vez el éxito está asegurado, de una vez por todas?

Previamente, debemos diferenciar qué implican cada pauta alimentaria. Por un lado una dieta cetogénica se basa en una restricción de ingesta de los hidratos de carbono (pan, cereales, pasta, dulces…) y un aumento del consumo de grasas y proteínas; y por otro lado, el ayuno intermitente es un patrón de alimentación que implica un déficit calórico durante un período de tiempo que oscila entre las 12 y 16 horas. “Al estar un tiempo sin introducir ningún alimento (depende del tipo de ayuno), nuestro aparato digestivo descansa, lo que se traduce en numerosos beneficios. Nuestro aparato digestivo se activa cada vez que introducimos alimentos para así poder transformarlos en nutrientes que se absorben y cumplen las funciones destinadas, luego damos un descanso y otra vez lo activamos. Este ciclo genera un sobrecrecimiento bacteriano que hace que nuestro abdomen esté inflamado" declara Sara Ampuero, técnica en dietética y nutrición y tecnóloga de alimentos.

En combinación, el ayuno intermitente y la dieta cetogénica hacen que aumente la concentración de cuerpos cetógenos en sangre, que se estimule la quema de grasas de una forma mucho más rápida y que se regule la sensación de hambre, disminuyendo la ansiedad por comer con patrones tipo de aburrimiento o por estrés.

dieta keto y ayuno
Pexels

Consejos para realizar ambas técnicas

¿Te has propuesto perder grasa y bajar de peso de una vez por todas? Aquí tienes algunos consejos para seguir la dieta cetogénica y el ayuno intermitente a la vez y conseguir tus objetivos.

  • Elevar el consumo de agua y de sales minerales.
  • Aumentar el consumo de vegetales con el fin de evitar la falta de fibra en la dieta cetogénica y de los micronutrientes que nos aportan.
  • Realizar ejercicio físico al final de la ventana de ayuno.
  • Adaptar a nuestro ritmo de vida la ventana de ayuno. Habrá gente a la que le resulte más fácil saltarse la cena al desayuno dependiendo de su estilo de vida (aunque se ha visto en estudios que es más interesante ayunar a partir de la noche)
  • Consultar a un médico o un nutricionista si este plan es adecuado para ti, ya que hay patologías en las que no es recomendado. Siempre que se inicia un cambio de hábito alimenticio, el cuerpo tarda un tiempo en adaptarse, por lo tanto se podrán dar dolores de cabeza molestias digestivas, sensación de frío e insomnio que son factores que en un par de días desaparecen.
  • Consumir aceite rico en triglicéridos de cadena media, que acelera la cetosis. Puedes recurrir a la suplementación: algunos productos como el Magrifit Keto de Naturadika contiene Aceite MCT de coco que ayuda a generar cetonas y a mantener el metabolismo en cetosis además de contribuir a reducir la grasa corporal.

Continúa leyendo