¡Báñate por la noche!

5 razones por las que es mejor bañarse antes de irse a dormir.  

Ducharse a diario es una de las rutinas más relajantes, refrescantes y de obligado cumplimiento que cada una de nosotros llevamos a cabo en nuestra jornada. El momento de ponerse debajo del agua se presenta como uno de los más placenteros, más aún si disponemos de bañera donde desconectar de una intensa jornada.

Sin embargo, numerosos estudios aseguran que el momento del día en el que bañarse no es indiferente, y sostienen que antes de ir a dormir sería la hora ideal para hacerlo. Te damos las cinco razones por las que nosotras también lo pensamos.

 

Una de las principales beneficiadas al bañarte por la noche será tu tez, que lucirá mucho más suave, ya que, mientras dormimos, la piel se regenera más rápido.

Otro aspecto positivo de tomar una ducha antes de irnos a dormir es que nuestros músculos lo agradecerán, pues al contacto con el agua tibia se relajarán y nos permitirán descansar mejor.

La hidratación es básica para nuestro bienestar, y bañándonos por la noche lograremos que nuestra piel y cabello lo estén más gracias a la producción de aceites. Se acabarán tus problemas con la sequedad de piel.

Más allá de los efectos sobre la piel, también es bueno de cara a las alergias. Acostarte con la ducha tomada hará que no trasfieras alérgenos a tus sábanas.

Por último, a nivel emocional, darse un baño antes de ir a dormir nos ayuda a relajarnos, desconectar y ahogar la tensión que se genera día a día en nuestra vida laboral y/o personal. Una experiencia placentera y que, además, es muy positiva.

Continúa leyendo