Botiquín de verano

Cuando salgas de vacaciones hay ciertos fármacos que no pueden faltar en tu maleta. ¡Apunta los imprescindibles!

Emprende tus viajes de la forma más segura, para poder disfrutarlos sin que ninguna molestia te pare. Presta atención a nuestros consejos para preparar tu botiquín y... ¡pon rumbo a tu destino soñado!

 

Protector solar

 

No solo se necesita en la playa. Protégete siempre que estés al aire libre, aunque la exposición sea breve. Si eres de montaña, recuerda que a más altitud más peligrosa es la radiación solar. Al comienzo del verano, los médicos recomiendan usar factor 50. En cualquier caso (aunque seas morena), el mínimo recomendado es 30.

 

'Stick' para picaduras

 

Con el calor, ¡llegan los mosquitos! Si no te libras de las picaduras ni cerrando todo a cal y canto, los sticks son un imprescindible en tu bolso (por sus efectos antiinflamatorios y calmantes). Cuidado, si los síntomas pasan del picor y la hinchazón a la fiebre y dificultad para respirar, acude a tu médico: puede ser alergia.

 

Potabilizador de agua

 

Si te encanta viajar o ir de camping, asegúrate de que el agua que bebes es potable, porque no toda es como la de tu casa. En España o fuera del país, provéete de filtros portátiles y pastillas potabilizadoras (en grandes superficies). ¡Y sigue disfrutando sin una repentina gastroenteritis!

 

Antidiarreico y laxantes

 

En vacaciones, cambiamos nuestro horario y también nuestros hábitos de alimentación. Evita el consumo de verduras crudas y carnes y pescados poco cocinados y pela o lava la fruta antes de ingerirla, para prevenir trastornos intestinales. Si esto no funciona, prueba los laxantes en supositorios de glicerina (si en 7 días no mejoras, acude al médico) o, si buscas un antidiarreico, fármacos con loperamida.

 

Ibuprofeno

 

Los dolores musculares pueden estropear un gran día de actividades divertidas o de turismo tranquilo. Su efecto antiinflamatorio es más potente que el de la aspirina (aunque, en exceso, puede dañar el estómago) y actúa contra la artritis, lesiones corporales, el dolor menstrual o el de garganta. La dosis recomendada son 400 mg cada 8 horas.

 

Paracetamol

 

No dejes que el dolor arruine tus momentos de relax. El paracetamol es un analgésico y actúa en el cerebro (por lo que tiene menos efectos secundarios sobre el estómago). Calma y elimina tus dolores de cabeza, de muelas, la fiebre, la gripe... y alivia el malestar general. Añádelo a tu botiquín, pero no superes los 650 mg cada 8 horas.

 

Antiácidos

 

Los 'sin receta' más demandados del verano. Reconozcámoslo, en esta época, ¡nos pasamos! La ingesta de alimentos poco habituales, la pesadez de estómago por comilonas o el exceso de alcohol son más frecuentes y nuestro organismo se resiente. Tómalos con moderación y disfruta de las tardes en plena forma.

 

Antimareo

 

Los desplazamientos también son más habituales. En avión, tren, coche o barco se recomiendan los fármacos contra el mareo. Pero, ojo, muchos poseen efecto somnífero. Si quieres disfrutar del trayecto, recuerda pedir las píldoras o chicles con cafeína. ¿Un remedio natural? Caramelos de jengibre. Y ¡buen viaje!

 

Cuidado con las temperaturas

 

"Es fundamental que el botiquín se ubique en un sitio fresco, seco, limpio y preservado de la luz para que no se altere el contenido, especialmente los medicamentos. Durante el verano, por las altas temperaturas, hay que extremar el cuidado en la conservación de los fármacos. Muchos de ellos se pueden deteriorar con el calor, dejando de ser eficaces o incluso llegando a resultar perjudiciales", explican en la Organización Farmacéutica Colegial.

Continúa leyendo