Buenas razones para tomar calcio

El calcio es un mineral fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo y el desarrollo de la masa ósea, sobran razones para tomarlo a lo largo de toda nuestra vida.

El calcio es un mineral fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo y el desarrollo de la masa ósea, sobran razones para tomarlo a lo largo de toda nuestra vida.

 

Es muy importante cubrir las necesidades de calcio de nuestro cuerpo en cada etapa de nuestra vida: la primera infancia, la adolescencia y en la época anterior y posterior de la menopausia. Los huesos acumulan densidad en la infancia y adolescencia; depositan y liberan calcio en cantidades iguales al principio de la edad adulta y comienzan a liberar más calcio del que acumulan a partir de los 35 años, un proceso que se acelera con la menopausia.

¿Cuánto hay que tomar?

En las etapas de mayor necesidad se aconseja consumir al día al menos 3 o 4 raciones de lácteos (leche entera, semi o desnatada enriquecida con vitaminas A y D, yogures enteros o desnatados, postres lácteos…) y completar en mayor o menor cantidad con fuentes vegetales y conservas de pescado en los que vaya incorporada la espina.

El calcio es indispensable para…

El desarrollo de los huesos y el mantenimiento de la estructura esquelética a lo largo de toda la vida, y para regular los procesos de contracción muscular, la función cardíaca, la transmisión de impulsos nerviosos y la coagulación sanguínea.

Su deficiencia provoca…

Retraso en el crecimiento infantil, fracturas y deformaciones óseas, osteoporosis, espasmos y calambres.

¿Dónde encontrarlo?

Los productos lácteos son los que tienen mayor contenido asequible de calcio. Un vaso de leche desnatada contiene 300 mg de calcio, una taza de yogur natural desnatado, 415 mg y 100 g de queso de bola, 900 mg.

 

El calcio está presente también en las sardinas con espinas, los frutos secos, la soja seca, las legumbres y algunas verduras como el brócoli y las acelgas.

Intolerancia a la lactosa

En caso de intolerancia a la lactosa, alergia o rechazo de lácteos, conviene aumentar el consumo de verduras, frutos secos, o sardinas en conserva con aceite de oliva, que mejora la absorción del calcio. También hay productos y leches modificadas que pueden usarse en estos casos en sustitución de la leche para cubrir las necesidades diarias.

Continúa leyendo