¿Cafeína sí o no?

¿A quién no le apetece un café bien cargado a primera hora del lunes? La mayor parte de las personas consumen cafeína a diario, pero, ¿hay que limitar su consumo?

La mayor parte de la cafeína que ingiere una persona diariamente proviene del café, sin embargo y contrariamente a lo que mucha gente piensa, no es la única fuente. Las infusiones de té, los refrescos de cola o las bebidas energéticas también poseen dosis de cafeína.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) considera que tomar entre 75 y 300 miligramos de cafeína al día podría ayudar en tu rendimientos tanto laboralmente como intelectualmente. Sería como tomar entre media y tres tazas de café al día. Aunque esto dependerá sobre todo de tu capacidad para tolerar la cafeína, ya que algunas personas pueden ser muy sensibles.

Son múltiples los efectos que produce la cafeína en el organismo, tanto beneficiosos (despierta, estimula, mejora el rendimiento…) como negativos (puede quitar el sueño, aumenta el ritmo nervioso, afecta a la tensión…). A esto hay que añadirle el rey de los efectos, y es que crea adicción.

Un consumo superior a 300 miligramos diarios puede causar irritabilidad, insomnio y hasta complicaciones cardíacas. ¿Quieres saber cuanta cafeína consumes al día? Utiliza esta calculadora.

Cuándo no tomar cafeína

1. Si existiesen alteraciones cardiovasculares graves, insomnio, úlceras o epilepsia.

2. Las personas diabéticas pueden aumentar los niveles de glucosa en sangre.

3. Se recomienda evitar la cafeína durante el embarazo o el periodo de lactancia, ya que está relacionado con mayor probabilidad de aborto.

4. Los hipertensos deben vigilar su consumo, ya que cualquier cantidad de cafeína provocaría una subida de la presión arterial.

Productos que contienen cafeína

- Una taza de café contiene 260 miligramos de cafeína.

- Un cuarto de litro de té negro tiene entre 30 y 80 miligramos.

- 80 miligramos contiene una lata de Red Bull.

- Una barrita de chocolate negro, 20 miligramos.

La cafeína y los medicamentos

Hay algunos medicamentos como los antigripales o algunos analgésicos que también contienen, aunque en menor medida, alguna dosis de cafeína. En los medicamentos se recurre a la cafeína por su función como estimulante para paliar los efectos de la somnolencia o la sedación producida por los antihistamínicos, y por su capacidad para potenciar la absorción de los analgésicos, según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).

También te puede interesar:

Continúa leyendo