Caminar después de comer ayuda a luchar contra la diabetes

Está demostrado que dar un paseo después de comer puede prevenir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Caminar después de comer ayuda a luchar contra la diabetes
Gtres

Un estudio realizado en la Universidad de Otago ha concluido que caminar entre 8 y 10 minutos después de cada comida ayuda a que disminuya la glucosa en un 12%. Este descubrimiento es muy importante para aquellas personas que sufren diabetes tipo 2, pues conseguirán reducir así las inyecciones de insulina diarias.

Los datos en los que se han basado han dado como resultado una curiosa tesis. Y es que, al contrario de lo que pensábamos, caminar durante 30 minutos al día no es tan efectivo como repartir el esfuerzo en los tres momentos clave del día, que se corresponden con las comidas principales. Las personas que tienen esta rutina logran tener sus niveles de glucosa mucho más estables que aquellas que solo salen a caminar una vez al día durante más tiempo.

Pero el estudio no se queda ahí, ya que añade que dar un paseo después de cenar hace que se reduzca más glucosa que en el resto de las comidas. Esto sucede porque en la última comida del día consumimos más hidratos de carbono, y además es cuando nos sentimos menos activos.

Según la investigación, si se lleva a cabo esta rutina cotidiana de una forma constante, los pacientes de diabetes tipo 2 lograrán que sus niveles de glucosa en sangre sean más bajos. Los autores del estudio han concluido que realizar un total de 150 minutos de actividad física por semana es un método más que efectivo para lograr este objetivo.

Continúa leyendo