Carbón activado, ¿realmente tiene algún beneficio?

Es uno de los suplementos que se puso de moda recientemente, pero su consumo conlleva riesgos innecesarios para la salud.

El carbón activado es uno de esos productos que, de repente, sin saber muy bien por qué, se pone de moda en sectores como el de la cosmética y el de la suplementación alimentaria. 

En este último sentido, se le atribuyen grandes beneficios que rara vez están lo suficientemente probados a nivel científico como para darlos por buenos, y se habla poco, en cambio, de los riesgos para la salud que supone su ingesta. 

Este polvo negro que apenas dice nada al olfato está compuesto a base de carbono principalmente y otros ingredientes como las cáscaras de coco que se activan al ser calentados a altas temperaturas, entre 400 y 700 grados, y en condiciones controladas de concentración de oxígeno para obtener un producto vegetal microporoso y ultraabsorbente. Este es el carbón activado.

¿De dónde viene su fama?

En origen, se puso de moda porque creció fama alrededor suyo de que era un complemento ideal para limpiar el cuerpo de sustancias tóxicas en el intestino, de forma que estas no fueran absorbidas por el organismo ya que se eliminan a través de las heces. Esta teoría sobre la supercapacidad de absorción del carbón vegetal activado es cierta.

Sin embargo, hay muchas más dudas sobre los supuestos beneficios para la salud que le otorgan a este producto sus defensores.  Desde ayudar a curar heridas, controlar el colesterol, mantener en buena forma al hígado o apoyar a la función renal, hasta a mejorar las digestiones reduciendo el exceso de gas acumulado en el cuerpo, pasando por reducir los efectos de la diarrea cuando esta aparece. 

Sin embargo, no existe consenso científico que valide estos supuestos beneficios. Al menos no de momento. Y sí que lo hay en cambio con los efectos secundarios y riesgos potenciales derivados de su consumo. Sobre todo cuando se toma de forma habitual. 

Por ejemplo, los expertos coinciden en afirmar que debido a su poder para absorber todo tipo de sustancias, es desaconsejable tomarlo a la vez que algún medicamento porque puede dejarle sin efecto sobre el organismo. Además, si se toma en exceso, los médicos advierten de que puede provocar neumonitis, que es una inflamación o rigidez de la pared de los pulmones debido a la aspiración del carbón activo en polvo, y piedras fecales, entre otros problemas de salud. 

Por lo tanto, no es un producto cuyo consumo podamos aconsejar en base a las evidencias científicas actuales. De hecho, los profesionales médicos alertan de que en realidad tampoco está probada la función détox del carbón vegetal activado porque el organismo no necesita ningún alimento adicional que elimina las toxinas que retiene.

Continúa leyendo