Cinco alimentos que parecen saludables, pero que en realidad no lo son

No te dejes engañar por creencias o etiquetas, estos alimentos y productos no son tan saludables como te has creído...

¿Te preocupas por tu alimentación y te gusta cuidarte? ¿Eliges bien los alimentos que compras en el supermercado? Es probable que ya tomes muchas verduras, frutas, cereales y que tengas cuidado con los productos procesados… ¿pero qué pasa con otros productos considerados ‘saludables’? Lo cierto es que todavía hay bastantes alimentos y bebidas que creemos que tienen beneficios para nuestra salud -y que nos venden como sanos- pero que realmente no son tan buenos como nos han hecho creer en los últimos años. Seguro que tienes algunos de ellos en tu cocina, así que nunca está de más saber cómo nos afectan realmente. ¡Estos son los más comunes! Descúbrelos.

Cereales de desayuno: Mueslis con frutas, cereales forticados con micronutrientes como hierro o fósforo, cereales de bolsa integrales o barritas de cereales que se venden como el desayuno o la merienda perfecta… ¿Cuántas veces los has tomado pensando que son opciones muy saludables cargadas de fibra? Lo cierto es que estos productos envasados suelen tener un alto índice de azúcar añadido. Si quieres tomar cereales, es mucho mejor que los compres sin procesar, como son los copos de avena o a granel, mejor que bolsas o cajas.

Yogures con sabores: El yogur es un lácteo muy recomendable en cualquier dieta, ya que aporta proteína y carbohidratos, cuenta con una cantidad interesante de calcio, suelen contener prebióticos buenos para la salud intestinal… Sin embargo, elige solo los yogures naturales o a poder ser, griego. Otras variedades, como los que cuentan con sabores, con frutas o cereales añadidos o los azucarados tienen gran cantidad de azúcar simple añadido, por lo que dejan de ser alimentos saludables.

cereales
Pexels

Zumo de frutas: Recuerda, si quieres fruta, es mucho mejor que comas las piezas enteras si quieres ingerir y aprovechar todas sus propiedades saludables. Los zumos exprimidos y los jugos preparados y envasados suelen extraer solo los azúcares presentes en la fruta, dejando atrás nutrientes tan importantes como la fibra, que ralentiza su absorción. Además, al tomar zumos se suele consumir más cantidad de fruta (y por tanto de azúcar) que al hacerlo de la otra manera. Por ejemplo, para hacer un zumo se suelen utilizar de dos a tres naranjas…

​Refrescos light: ¿Piensas que los refrescos ‘light’ son mucho mejores que los normales? Aunque estos sean la versión sin azúcar (o con menor cantidad) que los refrescos tradicionales, siguen siendo bebidas con gas y procesadas, con múltiples añadidos y conservantes. Recuerda que lo mejor es siempre beber agua o infusiones. También puedes apostar por limonadas, por ejemplo.

Azúcar moreno: Se nos ha hecho creer que el azúcar moreno o integral es la alternativa beneficiosa al azúcar blanco refinado, pero lo cierto es que es el mismo producto, y además a un precio que suele ser superior. Ingerirlo en cantidades elevadas es perjudicial para la salud: recuerda que es siempre mejor no tomar ningún tipo de azúcar simple y que el consumo máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud no debería ser superior a 25 gramos por día.

También te puede interesar:

Continúa leyendo