Cirugía plástica en menores de edad

Todo lo que debes saber sobre la cirugía plástica y los menores de edad.

Los adolescentes son impulsivos, no piensan las cosas a fondo o no consideran las consecuencias de sus acciones. Es un hecho demostrado que el lóbulo frontal del cerebro (la parte que controla la toma de decisiones, la impulsividad y las consecuencias de la comprensión) no se desarrolla completamente hasta los 20 o los 30 años.

La cirugía estética en menores es un tema candente desde que una niña británica de 15 años, con el apoyo de sus padres, acudió a una clínica de cirugía plástica para aumentar su pecho como regalo por su decimosexto cumpleaños. Los médicos, haciendo uso de la lógica, se negaron y les dijeron que tendría que esperar hasta los 18 años.

¿Debería prohibirse la cirugía estética en adolescentes?

Los niños o los adolescentes no deberían someterse a procedimientos estéticos o quirúrgicos de ningún tipo a menos que existan razones médicas o psicológicas que lo recomienden. En Australia, por poner un ejemplo, los médicos que operan a niños sin una razón justificada pueden enfrentarse a dos años de prisión.

Las razones por las que un adolescente puede tomar la decisión de intervenirse son, en la mayoría de las ocasiones, más que cuestionables. Encajar en un grupo, querer destacar en el instituto o buscar la aceptación de los demás a través del aspecto físico no son buenas razones para pasar por el quirófano. La adolescencia debe ser un tiempo de auto-descubrimiento, no de auto-alteración. 

En general, los riesgos de la cirugía son similares en adultos y  adolescentes. Sin embargo, si se interviene a un adolescente antes de que su cuerpo haya completado su desarrollo pueden surgir problemas con los resultados estéticos. Es el caso de la cirugía de pecho antes del desarrollo completo del seno o la rinoplastia antes de que la nariz se haya formado completamente.

Pero ¿cuándo puede considerarse la cirugía en menores?

Los adolescentes esperan que la cirugía plástica mejore su confianza y su manera de relacionarse con los demás, pero igual que hay estudios que muestran que la satisfacción con la propia imagen corporal mejoró tras la cirugía estética, también hay otros que afirman que esa satisfacción mejoró sin necesidad de someterse a una cirugía. Esto se debe a que durante el proceso de maduración la imagen corporal tiende a mejorar independientemente de haberse sometido a una cirugía.

Antes de realizar una cirugía en menores es fundamental contar con el consentimiento de los padres y, si es necesario, realizar un estudio psicológico en profundidad al paciente para determinar si sus motivaciones son adecuadas y si comprende los riesgos, los posibles beneficios y las posibles complicaciones asociadas con el procedimiento. Además, hay que asegurarse de que el menor sea lo suficientemente maduro como para asimilar su nueva imagen. Tiene que crearse un tándem entre la familia, los psicólogos y los cirujanos.

Según la SCPRECV (Sociedad de Cirujanos Plásticos de la Comunidad Valenciana), las intervenciones que más se realizan en menores son:

  • Cirugía para corregir las orejas prominentes o en forma de soplillo: la intervención puede empezar a realizarse a partir de los  6-7 años, ya que a esta edad se considera que las orejas han crecido completamente.
  • Deformidades en la nariz que causan problemas respiratorios significativos.
  • Tratamientos para eliminar las cicatrices y marcas del acné.
  • Cirugías reconstructivas o reparadoras para solventar lesiones producidas por accidentes o reconstruir defectos congénitos y tumorales.
  • Reparación del labio leporino (de 6 a 12 semanas de edad) y del paladar hendido (entre 9 meses y 1 año de edad).
  • Niñas que ya han desarrollado el seno adulto y que presentan problemas de asimetría mamaria o senos extremadamente grandes que limitan sus actividades diarias y que pueden provocar secuelas psíquicas.

Por: Dr. Julio Puig, cirujano plástico acreditado. 

Continúa leyendo