Claves del buen runner urbanita

Aunque la ciudad no es el mejor ambiente para hacer ejercicio al aire libre siempre es mejor que quedarse en casa sentada en el sofá. Aprovecha tu ciudad para correr, pero hazlo de la mejor manera posible.

Claves del buen runner urbanita

1. Es importante a qué horas sales a correr. No es lo mismo salir a correr a las 6:00 de la mañana que a las 13:00 del mediodía. Los niveles de tráfico varían y por tanto la calidad del aire y el tránsito de personas que pueden enturbiar tu concentración en la carrera también lo hace. 

2. Escoge terrenos con una buena amortiguación. El asfalto es el terreno más disponible en ciudad, es llano y con pocas irregularidades. Pero por otro lado también genera un gran impacto en las articulaciones de las extremidades inferiores. Si tienes la oportunidad, es preferible alternar el uso de terrenos como la hierba o la arena de playa, las cuales cuentan con un mayor grado de amortiguación y reducen el riesgo de lesiones

3. Es muy importante el calzado que llevas. Debes tener en cuenta tu peso corporal para saber si necesitarás menor o mayor amortiguación. Un peso mayor implica un mayor impacto sobre articulaciones, con lo cual es preciso tener una mayor amortiguación del calzado. Es un proceso más complejo de lo que parece, así que si vas a un comercio especializado, déjate recomendar y valora las opciones según tu perfil de runner.

4. Es importante dejarte guiar por un profesional. Fisioterapeutas y podólogos, así como entrenadores personales te asesorarán sobre diferentes aspectos relacionados con la carrera.

 

Empieza andando y ve aumentando el ritmo y la distancia gradualmente

5. Calienta antes de empezar. Los estiramientos y los movimientos antes de concentrarse en la carrera son muy importantes. No hablamos de los tradicionales estiramientos estáticos, los cuales pueden ser contraproducentes antes de correr, sino de los dinámicos. Son aquellos donde se realizan movimientos controlados de las extremidades, de manera que aumenta la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal, además de distender los músculos. De esta manera, preparamos al cuerpo para el movimiento.

6. Evita los días de alta contaminación. No es recomendable salir a correr cuando las autoridades adviertan que los índices de polución sobrepasan los límites aconsejables para la salud. 

7. Sé constante. Empieza y ve avanzando progresivamente: al principio una menor distancia para ir aumentando. No abandones: 30 a 60 minutos al día es mejor que correr varias horas o un solo día a la semana.

 

También te puede interesar:

Continúa leyendo