Claves para acabar con el estrés laboral

El estrés laboral se desencadena a nivel psicológico, biológico y conductal. Aparece en ciertas situaciones laborales que llevan al límite del trabajador. Descubre cómo prevenirlo.

El estrés laboral es un proceso en el que se desencadena un conjunto de reacciones a nivel biológico, a nivel psicológico y a nivel conductual. Elevados niveles de cortisol y adrenalina, ansiedad, ira, irritabilidad, tristeza, comer o fumar más... Son aspectos adversos o nocivos del contenido, la organización o el entorno de trabajo.

 

Aparece cuando las demandas de la situación laboral no se adaptan a las necesidades, expectativas, capacidades o recursos del trabajador o, cuando éste no recibe una adecuada recompensa por su esfuerzo.

 

Para combatir el estrés laboral, es fundamental la prevención desde la empresa, obligada a evitar o minimizar los riesgos que puedan afectar a la salud del trabajador. La flexibilidad horaria, el estilo de liderazgo o la relación jefe-empleado, son puntos importantes para prevenir este tipo de estrés.

 

La empresa debe cuidar estos aspectos, y mientras lo hace, también es conveniente ser responsables y cuidarse a uno mismo, tomar consciencia de la importancia de la gestión del estrés por la relación de éste con nuestra salud de forma tanto directa como indirecta, ya que puede afectar al sistema inmunológico y generar hábitos poco saludables.

Lo mejor para acabar con el estrés es la prevención, conocer qué es el estrés, qué sucede en nuestro cuerpo y cómo contrarrestarlo.

 

Otras claves son:

 

- Aprender a pensar bien, valorando las situaciones laborales de forma adecuada.


- Relajar el cuerpo: para entre tareas, descansa, y respira.


- Aprende a mejorar la comunicación, las habilidades sociales y asertivas con tus compañeros y compañeras.


- Haz un listado de tus capacidades en el trabajo, fíjate en todo lo que haces, en los aspectos buenos y positivos que tiene tu trabajo, y léelas de vez en cuando.


- Eliminar los hábitos inadecuados como beber en exceso o fumar. El tabaco incrementa la ansiedad y el estrés.


- Tener una buena alimentación para que nuestro organismo funcione mejor física y emocionalmente.


- Hacer ejercicio de forma regular ya que reduce emociones negativas, incrementa las positivas, relaja el cuerpo.


- Disfruta del tu descanso y tu ocio, genera emociones positivas.

 

Por Julia Vidal Fernández, psicóloga y miembro de Top Doctors.

También te puede interesar:

Continúa leyendo