Claves para adelgazar después de los 50

A partir de los 50, con la menopausia, los cambios hormonales hacen que a las mujeres nos resulte más difícil adelgazar. Aquí te damos algunas claves para ayudarte a conseguirlo.

Claves para adelgazar después de los 50

 A partir de los 50, con la menopausia, los cambios hormonales hacen que a las mujeres nos resulte más difícil adelgazar. Aquí te damos algunas claves para ayudarte a conseguirlo.

Cuando se pasa de cierta edad, los cambios hormonales nos ponen muy difícil perder peso. Junto con la menopausia, se disminuye la producción de la hormona tiroidea, lo que provoca que el metabolismo sea más lento.

Principalmente, hay dos hormonas que son las causantes de que engordemos, y con las que hay que tener más cuidado s partir de una edad:

La insulina: se segrega al comer azúcares. Si tomamos pocas calorías pero son principalmente azúcares, será más difícil perder peso; lo más probable que perdamos masa muscular.

El cortisol: es la segunda responsable de que engordemos, y se produce cuando padecemos estrés. Como la insulina, provoca que acumulemos grasa.

Errores que se solemos cometer para adelgazar después de los 50

Hacer una dieta rica en grasas. Así ingerimos más calorías.

Consumir mucha cantidad de fruta demasiado dulce. Esto aumenta los niveles de insulina, lo que hace que se consuma el azúcar sanguíneo pero que se queden las grasas.

Picar alimentos dulces o grasos, sobre todo por la tarde o noche. Es habitual comer chocolate o embutidos por la noche, y eso es un grave error.

Hacer ejercicio de forma intensa. Esto puede estresar al organismo, aumentar los niveles de cortisol y provocar que se acumulen las reservas de grasas.Beber poco. Así nos costará más eliminar las toxinas y excesos.

Esto sí: claves para adelgazar después de los 50

Aumentar el contenido en proteínas. Además de saciar, no contienen tantas calorías como las grasas. Y ayudan a aumentar la masa muscular.

Eliminar azúcares simples y refinados.

Controlar el consumo de fruta. Es mejor comer poca y con bajo contenido en azúcares y comer más verduras.

Disminuir el contenido de las grasas (frituras). Incluir preferiblemente grasas saludables.

Beber agua de manera constante. Hay que obligarse a hacerlo porque con la edad se pierden las ganas de beber.

Procurar dormir más horas. Estar despierto hasta tarde aumenta los niveles de grealina, la hormona que nos provoca tener más hambre y picar entre horas.

Hacer un día de abstinencia o eliminar la cena de vez en cuando.

Comer menos y añadir algún alimento con fibra completa.

No hacer ejercicio intenso todos los días. Es preferible alternarlo a intervalos, durante 3 o 4 días a la semana. Además, es adecuado hacer yoga, pilates, estiramientos, tachí, paseos o meditación.

 

Con información del libro Vivir sano, sentirse bien, de la farmacéutica Meritxell Martí.

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS