Claves para apoyar a alguien que padece cáncer

4 minutos

No cabe duda, enfrentarse al cáncer es complicado. Si quieres apoyar a alguien que padece cáncer, toma nota de estas recomendaciones.

También te puede interesar: La hazaña de esta instagrammer para luchar contra el cáncer se convierte en viral
Claves para apoyar a alguien que padece cáncer

El cáncer afecta tanto al enfermo como a su entorno. Son momentos difíciles para todos. Si una persona querida tiene cáncer, es posible que te estés sintiendo o que te hayas sentido mal. Es normal que a veces tengas miedo o preocupación. De igual forma, debes saber que si el enfermo es tu pareja, tu madre, hermano, familiar o amigo, puedes hacer mucho para ayudarle.

Gran cantidad de estudios indican que los pacientes de cáncer que perciben un fuerte apoyo de su entorno encuentran menos dificultades para afrontar la enfermedad. En ocasiones, bastará con hacerle saber que estás ahí. En otros momentos, podrás ayudar en tareas del día a día (haciendo gestiones, cuidando a los niños,…), escuchándole o ayudándole a tomar una decisión.

Si deseas ayudar, es esencial que estés informado y que ayudes a afrontar la enfermedad con naturalidad, sin dramatismos, y atendiendo a las necesidades de la paciente en cada etapa de la enfermedad.

Estas son algunas de las preguntas que nos planteamos en esta situación.

¿Es normal sentirse mal?

Es una reacción normal. Respuestas como incertidumbre, sentimientos de impotencia, fracaso, ira, soledad, alteraciones del sueño y dificultades en el trabajo o en los estudios, son reacciones normales, y suelen ser más intensas al principio, tras conocer el diagnóstico.

Las parejas e hijos de personas con cáncer reaccionan con frecuencia ocultando su malestar emocional y minimizándolo, lo que no siempre es lo mejor para afrontar esta situación.

Si te sientes mal, puede ayudarte compartir tus sentimientos con otra persona, que puede un amigo, un familiar cercano...etc. También puedes contactar con un psicólogo, que puede darte pautas para afrontar la situación y manejar el malestar.

¿Cómo puedo apoyar a mi pareja?

Le podrás proporcionar un apoyo crucial y podrás contribuir a mantener su autoestima. Es normal que a veces dudes y no sepas muy bien cómo actuar. No existen recetas mágicas, pero puedes infórmate sobre la enfermedad, diagnóstico y los tratamientos que va a recibir tu pareja; sobre las reacciones emocionales más habituales y las preocupaciones más frecuentes. Trata de comportarte con naturalidad, sin dramatismos, intentando mantener una actitud positiva y tratando de transmitirle apoyo y energía, sobre todo en los momentos en que lo veas más débil.

Aprende a escuchar a tu pareja. Ayúdale a expresar sus sentimientos, le ayudará a encajar todo lo que le está pasando y adaptarse mejor. Trata de entenderlo y de ponerte en su lugar.

Es importante que tú también expreses cómo te sientes, que seas sincero con tu pareja. Aunque es normal que a veces intentes protegerlo y le ocultes lo mal que lo estás pasando y los miedos que tienes, un clima de sinceridad facilitará la comunicación.

Utiliza el sentido del humor, es un buen recurso para desdramatizar, siempre que se use adecuadamente y con tacto. Es normal que surjan problemas. Tratad de resolverlos juntos. Cuídate. No descuides tu salud física y psíquica. Necesitas cuidarte para estar fuerte.

¿Cómo puedo ayudar a mi madre o padre?

Si es tu caso, habla con tus padres. No dejes que el cáncer se convierta en un tabú, desahógate con amigos o con alguna persona de confianza. Trata de sentirte útil. Probablemente tu ayuda sea muy necesaria en casa, así que trata de pensar cómo puedes ayudar. Es posible que haciéndolo te sientas mejor.

Sé paciente. Es posible que tus padres no puedan dedicarte la misma atención que antes de la enfermedad. Si ves que no puedes afrontar solo esta situación, puedes pedir ayuda a un psicólogo especializado.

Lo que más va a tranquilizar a tu padre/madre probablemente será ver que su enfermedad no ha alterado tus rutinas ni tus obligaciones. Aunque te cueste concentrarte, trata de esforzarte y continuar en lo posible con tu actividad habitual para que no disminuya demasiado tu rendimiento.

Dile cuánto le quieres. Le ayudará sentir tu afecto y tu cariño. Mantenle al tanto de lo que te ocurre, cuéntale cómo te va en tu vida, pídele opinión… ayúdale a que siga sintiéndose útil como padre/madre y a la vez trata de no abrumarlo demasiado.

En cuanto al resto de familiares y amigos

Las buenas intenciones pueden llevarnos a cometer errores involuntarios. Algunas recomendaciones para dar apoyo práctico y emocional son:

Es importante que le demuestres que estás ahí y que puede contar contigo. Pero procura no importunar. Llama siempre antes de hacer una visita. Sé comprensivo y no descuides el contacto físico. A veces son preferibles visitas y llamadas breves y frecuentes, en lugar de largas y esporádicas.

En las visitas, si hay más personas presentes, no olvidéis hacerle partícipe de las conversaciones, y sacar temas positivos y diferentes a la enfermedad, que sean de su interés. Ayúdale a mantener un papel activo en la relación: pídele consejo, opinión, hazle preguntas. Ofrécete para ayudar al paciente y la familia con los recados o resolviendo cuestiones prácticas.

Por: Juan Ramón Carmona. Psicólogo de Doctoralia.

Etiquetas: Bienestar, Psicología, Salud de la mujer

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS