Claves para aumentar la pasión en la relaciones

¿Es posible recuperar la pasión? ¿Conocerla de una vez si nunca se ha experimentado? Por supuesto. Nunca es tarde.

¿Es posible recuperar la pasión?, ¿Conocerla de una vez si nunca se ha experimentado? Por supuesto. Nunca es tarde.

 

Cuando de sexo se trata, marcarnos objetivos poco realistas es lo peor que podemos hacer, aseguran los expertos. Pero, ¿qué entiende cada persona por pasión?, ¿Lo que ven en las películas?, ¿Lo que otros dicen que hacen? La pasión es propia del enamoramiento inicial y se acomoda con la estabilidad, así que, "cuando ya no surge de manera espontánea, es bueno romper la monotonía", asegura la psicóloga Sara Rivero.

 

"Para reavivar la chispa es imprescindible que los dos tengáis una buena dosis de motivación, ilusión, atrevimiento y empeño. Por ejemplo, recordad vuestros momentos excitantes, o atreveos a compartir vuestras fantasías. A veces, dejamos de prestar atención a lo que antes nos seducía. ¡Abre tus sentidos! Busca sorprender a tu pareja, crear un ambiente nuevo, incitante, impregnado de alguna fragancia o con música de fondo. Siéntente sexy, ponte esa ropa que a tu pareja le fascina y, sobre todo, déjate llevar", continúa Rivero.

Otro sexólogo, José Bustamante, dice que como por todas partes se respira sexualidad, cada vez son más las parejas que sienten que sus relaciones no son como les gustaría. "Hay quienes anhelan volver al principio de todo, a aquellos tiempos en los que apetecía a cualquier hora y en cualquier lugar. Nos cuesta aceptar que, con la tranquilidad, llega el sexo más pausado. También hay personas, sobre todo mujeres, que ya han superado la vergüenza o el sentimiento de culpa que les paralizó en el pasado y quieren sentir eso que han oído que sienten los demás. Y yo me pregunto ¿Y por qué no? Nunca es tarde. Las ganas de mejorar, de sentir y de experimentar en pareja son siempre positivas; cualquier cosa menos transformar esas ganas en frustración, en malestar, e incluso en culpar al otro de no haber tenido una vida sexual como querrían.

Continúa leyendo