Claves para comer sano sin hacer dieta

2 minutos

Si uno de los objetivos que te has propuesto este año es comer sano y natural y llevar una vida más equilibrada, toma nota de las claves que te ayudarán a conseguirlo.

También te puede interesar: Pon a punto tu cuerpo con este menú depurativo
Claves para comer sano sin hacer dieta

Comer sano es fácil y adoptarlo como estilo de vida no cuesta tanto. Solo hay que proponérselo y en poco tiempo formará parte de tus costumbres.

1. Comienza el día con alegría. El desayuno es la comida más importante del día y para que sea perfecto debe de contener proteínas e hidratos de carbono, mejor de absorción lenta como el pan. Una tostada de pan, mejor integral, con aguacate y tomate, con aceite ecológico, acompañado de un smoothie de naranja, piña, plátano, espinaca, kale. Esto te proporcionará un chute de de calcio, hierro, fibra y potasio, así como de omega 3, que fortalecen el sistema inmunológico.

2. Adelanta las comidas. Intenta comer antes de las 3 de la tarde y cenar antes de las 9 de la noche. Cuanto más tarde se come y se cena más se ralentiza la actividad metabólica y menor es el consumo de energía. Si quieres preparar una comida sana, natural y deliciosa prueba con una ensalada de quinoa con espinaca baby, cebolleta, cilantro, menta, mango, aguacate, queso feta, pollo, salsa de lima y aceite. Lo tiene todo y además está riquísima.

3. El té de las 5. Té o cualquier otra infusión que te ayuda en la digestión de una buena comida. 

4. Y para rematar, algo dulce. Siempre apetece tomar algo dulce a media tarde. Para evitar la tentación de lanzarse a la repostería industrial opta siempre por la repostería casera. Sabes que los ingredientes son totalmente naturales y a los que puedes añadir frutas, frutos secos, incluso verduras, que deben formar parte de tu dieta diaria. Eso sí: contrólate y sé moderada. 

5.Tres no, cinco sí. Ya sabes: desayuno, tentempié a media mañana, comida, merienda, cena. Así mantendrás el nivel medio de insulina, que te ayuda a conseguir un estado de salud óptimo para el organismo.

Aumentar la frecuencia de las comidas de forma que comes menos y más a menudo, ayuda a controlar la sensación de hambre y el apetito. Así se evita o se reduce la tentación de picar o cometer atracones.

Además se consigue seguir una dieta más equilibrada, estructurada y saludable. Aprovecha la media mañana y la merienda para introducir los lácteos y la fruta: un yogur, unos frutos secos o una manzana son perfectos para quitar el hambre entre horas. La comida y la cena, como son ingestas a las que dedicamos más tiempo, son el momento ideal para dedicarlo a las verduras, los hidratos de carbono y la proteína.

¡No dejes pasar más tiempo y comienza tu vida sana ya!

Etiquetas: Nutrición, Verdura

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS