Vídeo de la semana

Claves para elegir la mejor almohada

A veces no damos importancia a una cuestión fundamental en el descanso: la importancia de una buena almohada. No reparamos en la almohada, en seleccionar aquella que se adapte mejor a nuestro cuerpo y nuestra forma de dormir.

A veces no damos importancia a una cuestión fundamental en el descanso: la elección de una buena almohada. Nos preocupamos mucho del colchón y de la ropa de cama pero no reparamos en la almohada, en seleccionar aquella que se adapte mejor a nuestro cuerpo y nuestra forma de dormir. ¿O no has pensado nunca en por qué los hoteles ofrecen carta de almohadas?

1. En primer lugar es fundamental dormir siempre con almohada, ya que nos sujeta la cabeza y ayuda a la musculatura cervical. La almohada debe de sujetar la parte posterior del cuello y la parte de atrás de la cabeza. Al dormir la cabeza no debe quedar ni erguida ni caída hacia abajo. La almohada debe ceder al peso del cuerpo pero manteniendo la cabeza y dejando que los hombros se posen sobre el colchón.

2. No te conformes con cualquiera: la función de la almohada es mantener la columna vertebral en una posición correcta. Muchas veces los dolores que sufrimos a lo largo del día vienen provocados por una mala postura adoptada por la noche al dormir.

3. Tu cuerpo, tu estatura y tu peso, así como la forma de dormir, determinan tanto el tipo de colchón que necesitas como la almohada que debes de utilizar. De eso dependerá la altura de la almohada y la firmeza, lo dura o blanda que la necesitemos.

4. La almohada debe ser siempre individual, porque cada persona necesita una que se adapte a su constitución. No están recomendadas las almohadas dobles de cama de matrimonio. Mejor cada uno la suya.

5. Cuando vayas a comprarla no te de vergüenza probarla. Si lo haces con el colchón también debes de hacerlo con la almohada. Prueba todos los modelos que necesites hasta encontrar aquella que se adapte a ti. Ten en cuenta estos factores para elegirla:

- Si duermes boca arriba te conviene una de dureza y grosor medio, para alinear o más posible las cervicales y las dorsales de la columna.

- Si duermes de lado elige una dura y firme, mejor alta, para que al apoyar la cabeza ésta esté alineada con la columna.

- Si sueles dormir boca abajo, selecciona mejor una blanda y fina. Siempre debes elegirla de manera que tu postura tumbada simule lo más posible la postura que tendrías estando de pie. 

También hay almohadas especialmente diseñadas para personas que roncan. Las almohadas con forma de mariposa están especialmente indicadas para personas que tienen problemas cervicales.

6. Renueva la almohada cada dos años aproximadamente, por higiene y porque del uso habrá perdido su forma o su consistencia.

Y si tienes problemas para dormir no dudes en viajar con tu almohada. Es tu mejor aliado para un buen descanso.

También te puede interesar:

Continúa leyendo