Claves para tener una boca sana

¿Sabes que de una mala salud bucal pueden derivar otras enfermedades? Sigue estos consejos para cuidar correctamente tu boca.

El cuidado diario de la boca no lleva mucho tiempo pero es imprescindible para mantener una buena higiene y evitar problemas posteriores. Son pocas pautas, pero muy importantes.

1. El cepillado. Un buen cepillado requiere de por lo menos dos minutos de tiempo. Hay que colocar el cepillo formando un ángulo de 45 grados respecto a la encía y realizar movimientos cortos sobre la superficie interna y externa de cada diente. Si se tiene tendencia a apretar mucho y cepillar con mucha fuerza, dañando así a las encías, es mejor coger el cepillo como un tenedor o una cuchara, ya que así ejerceremos menos presión.

Hay que prestar atención a piezas que lleven empastes, coronas. También es importante cepillarse la lengua.

Aunque te sangren las encías cepíllalas, ya que un buen cepillado es un buen tratamiento para la gingivitis. Es importante que elijas bien el cepillo, duro, medio o suave. Pregunta a tu dentista cuál es el más adecuado para ti.

2. Limpieza interdental con hilo. El espacio entre los dientes es difícil de limpiar y allí pueden quedar restos de comida que no elimina el cepillo. Lo mejor es cortar unos 45 cm de hilo dental, enrolla cada extremo en el dedo índice, tensa el hilo y pásalo entre entre las encías mediante movimientos verticales. 

 

Hay que cepillarse al menos dos minutos

4. Enjuague bucal. Aparte de en los dientes, las bacterias también pueden acumularse en la lengua, las encías o el cielo de la boca. Un buen colutorio es capaz de eliminar la placa, proteger las encías y combatir las bacterias, además de dejar un buen aliento en la boca. 

5. Visita periódicamente al dentista. Aunque tu higiene bucal sea buena la placa se acumula en los dientes y puede formar sarro, el causante de la gingivitis y de la decoloración de los dientes. 

Es importante iniciar a los niños en una buena higiene bucal desde muy pequeños para que vayan incorporando el lavado de los dientes a sus rutinas diarias. También es importante que visiten al dentista desde que les salgan los primeros dientes.

Continúa leyendo