Comer en casa, el gran aliado de una dieta equilibrada y saludable

Cocinar permite controlar todo el proceso de la comida, pero no es esta la única ventaja importante de intentar limitar las comidas fuera de casa.

Uno de los mantras de las personas que tienen hábitos de alimentación saludable es que es importante controlar todo el proceso de lo que comes. Es decir, que es mejor cocinar en casa que alimentarse a menudo en restaurantes y demás locales de hostelería. 

El motivo no es otro que de esta forma nada se te escapa. Tú mismo haces la compra, tú preparas la comida y tú te la comes. Como la mítica historieta para bebés del “Este encontró un huevo…” pero en versión adultos y extrapolado a todos los ingredientes que una dieta sana debe tener. 

No se trata de renunciar a comer fuera a menudo, sino de entender las ventajas de hacerlo en casa con comida casera. Y estas cinco son razones de peso para ello: 

Conocer los ingredientes

Como decíamos anteriormente, al preparar tu propia comida en casa no hay detalle que se pueda escapar. No hay salsas sorpresas, excesos de sal, edulcorantes que no esperabas o aceites refinados. Hay solamente lo que tú quieras que haya, lo que metas en el carro de la compra.

Ajustar las porciones

Puedes hacer caso o no a las recomendaciones, pero comer en casa es la única forma de asegurarte que en el plato está la cantidad proporcional a lo que debes comer según tus circunstancias y el alimento base que sea. Un buen ejemplo es la pasta, con la que siempre solemos pasarnos de las raciones recomendadas. Y está también el caso del menú del día, que suele estallar en mil pedazos las proporciones, sobre todo con la guinda del postre dulce.

Ahorrar dinero

Todo lo que esté cocinado en casa es lo más barato, incluido los alimentos más caros. No vale comparar un menú del día con el atún rojo de almadraba que compraste esta mañana en la pescadería o los guisantes lágrima que te vas a cenar mañana. Hablamos de comparar ingredientes iguales. Y está claro que cocinar en casa supone un ahorro. 

Planificar

Este aspecto es fundamental en una alimentación saludable porque es lo que permite cumplir la típica recomendación de comer variado y equilibrado, con mayor proporción de frutas y verduras. Hacer un menú semanal casero es uno de los consejos más infravalorados que existen. Tu salud (y tu bolsillo) lo agradecerán.

Evitar tentaciones

No vamos a hablar de la calidad de la comida porque se puede comer de maravilla fuera de casa, pero sí de las tentaciones. Y es que, como pasa en las tiendas con los objetos que nos ponen en la línea de cajas, en un restaurante la carta de postres es irresistible. En cambio, en casa, si solo te ocupas de llenar el frutero, tu gran tentación en este sentido será elegir qué fruta tiene mejor pinta ese día.

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo