Cómo adelgazar sin perder la cabeza

Para perder peso y después mantenerlo sin riesgos de efecto rebote, sigue estas pautas y consigue que tu peso y tu talla no varíen más.

Para perder peso y después mantenerlo sin riesgos de efecto rebote, sigue estas pautas y consigue que tu peso y tu talla no varíen más.

 

Antes de nada, debes estar segura de que no existe un problema metabólico que te haga ganar peso (o no perderlo), para lo que debes acudir a tu médico. Si los kilos de más se deben a malos hábitos o a una dieta poco equilibrada, sigue estos consejos.

Las 5 reglas del éxito

1. Los primeros kilos son los más fáciles de perder, no te fíes y bajes la guardia, solo la perseverancia da resultados estables.

 

2. Las 'mesetas' son días en los que, a pesar de hacer dieta no se pierde peso. Eso es normal en toda dieta, ocurre cuando el cuerpo está quemando grasas, pero no eliminando líquido.

 

3. Inevitablemente tendrás 'días de hambre', no te asustes y hazlos más llevaderos tomando tentempiés de alimentos proteínicos con poca grasa.

 

4. Compulsiones hambrientas. Aparecen cuando el nivel de azúcar en sangre baja. La solución no está en tomar dulces, ni siquiera fruta. Come jamón de York bajo en calorías, huevos cocidos o palitos de apio.

 

5. Hacer una dieta de mantenimiento es imprescindible para fijar el peso perdido y evitar la recuperación de los kilos.

Que no te falten

Además de las verduras y hortalizas, es imprescindible no restringir ningún tipo de alimento y realizar 5 comidas al día. No renuncies a:

 

Pasta. Puede tomarse perfectamente estando en la fase de mantenimiento, ya que la pasta no engorda si va acompañada por verduras y apenas grasas.

 

Pescado. Es fundamental en el control de peso. Puede tomarse cocido, a la plancha e incluso empanado, pero no frito.

 

Carne. No engorda siempre que se la acompañe con ensalada o verduras y no con alimentos ricos en hidratos de carbono como patatas o arroz.

Continúa leyendo