¿Cómo afrontar una ruptura amorosa?

Cómo sobrellevar una ruptura de la mejor manera posible.

Superar una ruptura amorosa siempre ha sido difícil, pero podemos tener una serie de claves en cuenta para tratar de sobrellevarla lo mejor posible. 

Acepta el duelo 

Durante un tiempo vas a estar con el ánimo bajo, no te apetecerá hacer muchas cosas que hacías, o incluso actividades que te encantaban. Esto es normal. Date tiempo. Es importante que aceptes esta etapa para que luego no se vuelva a repetir o te pase factura a largo plazo. Cuanto antes la pases, mejor.

Dedícate tiempo

Muchas veces, cuando tenemos una relación de pareja, nos volcamos en la otra persona o en los dos, pero nunca en una misma. Ha llegado el momento de que comiences a hacerlo, de que te mimes y te quieras. No es necesario que despliegues una serie de actividades para todos los días de la semana. Puedes pasear por la mañana, leer un buen libro que tenías olvidado, darte un masaje o una sesión de spa. Es importante que pases tiempo contigo misma.

Aléjate de las redes sociales

Es importante que cuando dejes a una persona la elimines de tus redes sociales y evites volver a ver su perfil. Si es necesario, bloquéalo. Es una cura para ti, no queremos que el proceso sea más doloroso para ninguna de las partes. Puedes hacer limpieza de vuestras imágenes y siempre debes evitar poner estados o comentarios que den pie a quejas de la otra parte o a respuesta de otras personas. 

Eres una naranja ¡entera!

Durante muchos años nos han vendido que somos “medias naranjas”. ¡Esto no es cierto! Somos naranjas, peras, fresas, ¡completas! Incluso si quieres, una mandarina con miles de gajos. Tú y solamente tú eres importante para ti. No necesitas de nadie más para completarte. Puedes hacer las actividades que hacías antes, comenzar nuevos hobbies, conocer nueva gente… y todo por ti misma, sin necesidad de nadie más. 

Deshazte de todo

Otro punto importante es deshacerse de todas las cosas de esa persona. Si tienes ropa suya, accesorios, etc., contacta con ella para devolvérselos. Mételos en una caja y que los recoja a una hora. Si no quiere, véndelos en una web de segunda mano. Es mejor que no te los quedes de recuerdo, porque lo único que harán será hacerte más daño.

Por: Raquel Graña, psicóloga, sexóloga y coach educativa.

Continúa leyendo