Cómo aliviar el dolor de espalda

El dolor de espalda es una de las dolencias más comunes. Es imprecindible cuidarla y adoptar buenos hábitos para ella.

Para cuidar la espalda debemos aprender a conocer nuestro cuerpo, escucharlo y restablecer un buen equilibrio de vida.

 

El dolor de espalda es uno de los motivos más frecuentes en las consultas de osteopatía. Toca todas las edades y puede surgir como consecuencia de múltiples factores.

 

Malas costumbres de vida

 

Mucha gente pasa toda su jornada sentada, desde el momento de levantarse, pasando por el trabajo, hasta el final del día, cuando llegan a casa para descansar y tumbarse en el sofá.

 

Las aficiones al móvil y a las tablet también son motivo del dolor de espalda. Están creando bastantes modificaciones posturales, sobre todo en niños: favorece la postura sentada, el sedentarismo y malas posturas en general.

 

A nivel funcional provocan la hiperactivación de ciertos grupos musculares y consecuentemente la desactivación de otros, así como una disminución de la función diafragmática y del retorno venoso.

Falta de actividad física y de gestión del estrés

 

El ritmo de trabajo cada vez más intenso y las obligaciones diarias, demanda al cuerpo mucha energía y provoca mucho cansancio debido al estrés generado. Para luchar contra la presión laboral, está indicado practicar actividad física, ya que permite reducir la ansiedad e influye positivamente sobre el estado de humor. Es importante para el rendimiento laboral y la toma de decisiones.

 

Para eliminar los dolores de espalda lo mejor es que un especialista haga un plan personalizado, en el que se tengan en cuenta las condiciones de cada persona, y factores que la rodean. También es importante que el paciente aprenda a gestionar sus dolores y conocer su cuerpo.

 

Ejercicios recomendados:

 

• La postura sentada en el suelo: es principalmente beneficiosa para aliviar la tensión acumulada en la zona lumbar, provocada muchas veces por estar todo el día trabajando sentado. Solo hay que sentarse con las piernas estiradas, completamente rectas y, mantenerla de 10 segundos a 5 minutos, según el dolor.


• La postura de rodillas: consiste en sentarse de rodillas y con los pies estirados. Ayuda a disminuir la tensión en cuádriceps y extensores de la pierna y el pie. Igual que en la anterior, según el dolor, se recomienda mantenerla de 10 segundos a 5 minutos.


• La postura en cuclillas: poder estar en esta postura, en cuclillas sin levantar los talones, significa que se tiene un buen nivel postural. La postura contribuye a trabajar las articulaciones y realiza un automasaje de los órganos.


Por Matthieu Meunier, especialista en osteopatía de Doctoralia.

 

CONTINÚA LEYENDO