Cómo aliviar el picor de la dermatitis

Inflamación, enrojecimiento, picor, descamación…, son síntomas de la dermatitis atópica, una enfermedad de la piel que afecta a un 10% de los españoles.

Inflamación, enrojecimiento, picor, descamación…, son síntomas de la dermatitis atópica, una enfermedad de la piel que afecta a un 10% de los españoles.

 

No se conoce la causa y no hay una cura definitiva, pero sí tratamientos para mitigar sus síntomas. En la dermatitis hay un desequilibrio en las células que mantienen las defensas del organismo, de forma que la persona reacciona exageradamente a estímulos ambientales (sustancias que producen alergia, gérmenes, sudoración…). En los adultos las lesiones más frecuentes son las lesiones rojizas, secas y escamosas que pican y algunas veces están engrosadas.

 

No es contagiosa, ni se transmite por contacto directo con las personas que la padecen. Su principal característica es el picor, que se produce por la liberación de diferentes sustancias desde las células inflamatorias, lo que hace que el paciente se rasque intensamente. Con el rascado se estimulan las células de la epidermis y se liberan más sustancias irritantes. Es un círculo vicioso. A mayor picor, mayor rascado y a mayor rascado más picor.

¿Cómo se trata la dermatitis?

 

La hidratación de la piel es básica para tratar este problema. Si sufres dermatitis, la crema hidratante es tu aliada.

 

Para un mejor cuidado de la piel se recomienda, además, usar jabones extragrasos o de avena, secar sin frotar después del baño y aplicar crema hidratante para retener más agua y mantener la piel suave.

 

A veces, estas medidas higiénicas (hidratar la piel y no irritarla) son suficientes para el tratamiento, que debe adaptarse a cada situación y a cada brote.

 

Otras veces será necesario tratamiento farmacológico a base de antiinflamatorios en crema, antihistamínicos... Siempre bajo supervisión de un dermatólogo.

 

Por qué se produce

 

El ambiente seco, el sudor, la calefacción, los lavados frecuentes, el uso de jabones irritantes o la fricción durante la ducha aumentan la sequedad cutánea.

 

Los tejidos sintéticos o de lana pueden irritar la piel de las personas con dermatitis atópica, se recomienda utilizar siempre fibras naturales.

Mar

Mar Pastor

Continúa leyendo