Cómo cocinar correctamente el brócoli

Aprende a cocinar el brócoli para aprovechar todos sus beneficios.

El brócoli es una de las verduras más saludables para el organismo. 100 gramos de este alimento apenas aportan 34 calorías. ¿Pero sabes cómo hay que cocinar el brócoli para aprovechar sus nutrientes y maximizar sus beneficios?

El brócoli es una de las hortalizas de mayor poder nutritivo en relación al porcentaje de peso de producto comestible. Es rico en vitaminas B1, E, A y C, y también en potasio, calcio, zinc, yodo magnesio, hierro y fibra. Por ello, al brócoli se le atribuyen propiedades como ser eficaz contra la anemia, proteger el corazón y los huesos y favorecer el sistema inmunológico.

Sin embargo, no todas las formas de cocinar el brócoli sirven para que este mantenga intacto todos sus nutrientes. Puedes cocinarlo hervido, al wok, en el microondas… aunque las mejores opciones son cocinarlo al vapor o saltearlo.

Al vapor

Varios estudios confirman que el brócoli cocinado al vapor (en una olla específicamente preparada para ello) durante unos cinco minutos es capaz de mantener casi el 100 % de sus nutrientes y fitoquímicos, sobre todo la vitamina C y los glucosinolatos. El microondas también puede ser una opción interesante para este cocinado, ya que proporciona una cocción rápida y sin agua.  Por el contrario, si hervimos el brócoli en agua durante más tiempo, este comenzará a perder minerales.  

Salteado

Sofreír el brócoli también permite que este conserve sus minerales. La opción más sana pasa por saltear la verdura en aceite de soja o de oliva virgen extra durante un par de minutos. Para una ración de 150 gramos bastará con un par de cucharadas soperas de aceite, que ofrecerá al brócoli una textura mucho más rica y agradable para el paladar.

Cocines como lo cocines, es recomendable pasar el brócoli por debajo de un chorro de agua fría cuando esté terminado. Esta técnica permite a la verdura recuperar su color original y detener la cocción, consiguiendo que el brócoli quede más firme y compacto y no se deshaga.

Cristina Cañedo

Cristina Cañedo

Continúa leyendo