Cómo combatir el mal maliento

La halitosis sigue siendo un tema tabú. No entiende de raza, género o edad, pero es el peor enemigo en las distancias cortas.

La halitosis sigue siendo un tema tabú. No entiende de raza, género o edad, pero es el peor enemigo en las distancias cortas. Más de la mitad de la población padece sus efectos.

 

El término “mal aliento” es tres veces más buscado en Internet que “blanqueamiento dental” o “sequedad de boca”. ¿Raro? A primera vista sí, aunque con los datos en la mano no es tan impresionante.

 

Más del 50% de los adultos padece mal aliento y sufre por ello aislamiento social y baja autoestima. En un 29% de los casos es el principal inhibidor de la libido de la mujer, por encima de los problemas de erección (16%) y de eyaculación precoz (12%) en el hombre.

 

Si estas cifras las traducimos a números, estamos hablando de millones de afectados, y sin contar aquellos que no saben que lo padecen, que al parecer son muchos. A esto hay que añadir que, por lo general, somos incapaces de detectar el mal aliento propio, lo cual hace que tardemos en ir al especialista.

 

Nueve de cada diez casos de halitosis tiene su origen en las bacterias bucales. Con esta afirmación, decimos adiós al mito de que el mal aliento esconde casi siempre una enfermedad estomacal. Es más, los periodoncistas afirman que el 90% de los casos de halitosis se debe a algún problema de la cavidad bucal, y aproximadamente el 60% se asocia con algún tipo de patología periodontal (de las encías) como la gingivitis.

Tengo que…

Evitar el tabaco, alcohol, café y alimentos de intenso sabor u olor como el ajo o ciertas especias que potencian la halitosis.

 

Beber bastante agua: se recomienda beber entre uno y dos litros de agua al día para favorecer la producción de saliva.

 

Cepillarme los dientes, como mínimo tres veces al día o después de cada comida principal y, sobre todo, nunca olvidarlo antes de ir a dormir por la noche. El cepillado de los dientes debe realizarse en todas sus caras y también debe incluir el dorso de la lengua. Se recomienda un cepillo dental suave si sangran las encías y una pasta de dientes que no contenga flúor.

 

Utilizar colutorios bucales (especialmente los que contienen agentes antisépticos) tras el cepillado o entre cepillados. Su eficacia es transitoria y no deberían sustituir al cepillado dental sino complementarlo.

 

Completar la higiene con el hilo dental: para eliminar los restos de comida incrustados entre los dientes. Debe realizarse después de las comidas y antes del cepillado.

Masticar chicle sin azúcar: es otro remedio contra la halitosis entre las comidas o entre cepillados de dientes, debido a que se aumenta la producción de saliva. Tampoco debe sustituir al cepillado dental. Los chicles con xilitol, además, tienen un efecto bacteriostático debido a la neutralización de los ácidos y evitan la formación de placa dental.

 

Acudir a un odontólogo que realice una exploración de todas las piezas dentarias y las encías. Además, se recomienda someterse a una buena limpieza dental dos veces al año.

 

Sabías que….

- La fiebre de las dietas ricas en proteínas ha disparado el número de afectados por halitosis.

 

- En un 29% de los casos, la halitosis es el mayor enemigo de unas relaciones sexuales plenas.

CONTINÚA LEYENDO