Vídeo de la semana

¿Cómo combato las aftas bucales?

Hasta un 20% de la población sufre estas pequeñas lesiones en la cavidad bucal. Te contamos cómo actuar contra ellas.

Estas lesiones que aparecen debajo de la lengua o en el interior de los labios son bastante dolorosas y muy incómodas para hablar y comer. Son muy frecuentes (hasta un 20% de la población las sufre) y suelen ser recurrentes. Descubre cómo actuar contra ellas y cómo prevenirlas.

 

¿Qué es?

 

Son llagas o pequeñas úlceras de aspecto blanquecino o amarillento que se localizan en la mucosa oral, normalmente debajo de la lengua, en el interior de los labios y de las mejillas o en el velo del paladar. No presentan ninguna señal de infección (como pus) y pueden aparecer en grupo.

 

¿Son contagiosas?

Es una de las dudas más frecuentes. No son contagiosas pero sí recurrentes, es decir, si ya las has sufrido es bastante probable que vuelvas a hacerlo. Además las mujeres somos más propensas a padecerlas.

¿Por qué se producen?

 

A pesar de que sus causas no están del todo claras, parece que se deben a desiquilibrios en el sistema inmune, es decir, es más fácil que aparezcan si tenemos un catarro o una gripe o atravesamos una situación de mucho estrés.

 

Otras causas

Pero no solo están ligadas a alteraciones en el sistema inmunológico. Las agresiones o traumas en la zona bucal (por ejemplo, cuando nos mordemos) también provocan su aparición. Los ciclos hormonales también pueden ser una de sus causas (por ejemplo en distintas fases del ciclo menstrual). Las deficiencias nutricionales (insuficiente hierro, vitamina B12, ácido fólico) también ayudan a que aparezcan.

Tratamiento

 

Aunque suelen desaparecer al cabo de unos días sin necesidad de tratamiento, sí que es necesario aliviar el dolor que producen. La doctora Aurora Guerra Tapia, dermatóloga de Madrid y miembro de topdoctor.es, nos señala que "la mejor prevención y tratamiento del dolor es aplicar un gel de ácido hialurónico”. Hay que hacerlo en el momento en el que se noten los primeros síntomas y en intervalos de dos horas.

 

¿Y si el dolor es muy intenso?

La doctora nos recomienda que “si el dolor es muy intenso, se necesita además aplicar un gel que incorpore un anestésico, como por ejemplo lidocaína, en una proporción adecuada (generalmente, entre el 5 y el 10 %)".

 

La solución natural

 

Si prefieres otro tipo de tratamiento o quieres complementarlo, recurre a los enjuagues. Mezcla en un vaso agua y agua oxigenada al 50%. También puedes hacerlos con agua templada y sal, entre dos y tres veces al día.

 

Otros remedios

También hay soluciones homeopáticas, como el bórax en una dilución de 9 o 15 CH, o la aplicación de própolis en la úlcera (para ayudar a su cicatrización).

 

Prevención

 

Para evitar la aparición de estas lesiones te damos algunas recomendaciones:

 

- Evita las situaciones de estrés prolongadas.

- No te acuestes sin lavarte los dientes: los ácidos aumentan las posibilidades de sufrirlas.

- Cuida tu alimentación para evitar deficiencias nutricionales.

- Evita los alimentos muy ácidos (cítricos, café, chocolate...), muy calientes o muy condimentados.

Continúa leyendo