¡Comer bien en la oficina es posible!

3 minutos

Llega septiembre, la vuelta a la rutina y, para muchos, el regreso del tupper. Comer en la oficina no es sinónimo de descuidar la alimentación. Te damos consejos para comer bien en la oficina.

mujer comiendo en la oficina

La vuelta al cole y al trabajo ha llegado un año más y, para mucha gente, eso supone volver a sacar el tupper para comer en la oficina. Muchas veces, cometemos el error de descuidar la dieta y no comer bien o, al menos, no como deberíamos, por eso, es importante tener en cuenta una serie de consejos para conseguir comer bien y mantener una dieta equilibrada. Para ello, la doctora Isabel Belaustegui Trías, experta en nutrición, nos da las claves. 

¿Cuáles son los principales errores que cometemos al comer en la oficina?

"Las prisas nos hacen comer mal, descuidar la calidad de los ingredientes pensando que vale con comer cualquier cosa y, algo muy importante, no masticamos lo suficiente. Una parte fundamental de la alimentación es una correcta masticación y para eso necesitamos darnos tiempo", asegura la doctora Belaustegui, que advierte, además, que muchos problemas digestivos podrían resolverse con algo tan sencillo como masticar bien. Además, masticar bien nos ayuda a rebajar la sensación de estrés, mejorar la capacidad de concentración y afrontar mejor las dificultades del día a día. "Si te vas a quedar a comer en la oficina, date tiempo, haz un espacio mental de calma y mastica, mastica, mastica", matiza.

Además, para la doctora otro factor que se suele dar al comer en las oficinas es la falta de atención en lo que estamos haciendo: "las prisas o la atención a otras tareas nos pueden distraer de la necesidad de beber y podemos llegar a pasar horas sin hidratarnos. Esto es especialmente importante cuando pasamos mucho tiempo en edificios cerrados y con ventilación artificial. Así que otro consejo importante para las personas que se quedan a comer en la oficina es que beban a menudo, agua de manantial de mineralización débil, en recipientes de vidrio, a temperatura ambiente y a pequeños sorbitos".

¿Qué debemos tener en cuenta para hacer un tupper saludable?

Cuando nos preparamos el tupper que nos vamos a llevar a la oficina, muchas veces tenemos la tentación de echar varias sobras de comidas de otros días que nos ayuden a salir del paso y a no perder mucho tiempo preparándolo, pero, a veces, esa combinación de alimentos no es la más saludable. Para la doctora Belaustegui hay una regla de oro que debemos tener en cuenta a la hora de preparar el tupper: “todas las comidas deben incluir verdura, proteína y una buena fuente de grasa”. Para ello, recomienda elegir verduras cocinadas o frescas, como una ensalada. Y proteínas de origen animal (pollo, pavo, huevo, pescado) o vegetal (legumbre). Asegura que una de las mejores fuentes de grasa es nuestro aceite de oliva, pero también podemos optar por otras formas más originales e incluir aceite de coco, frutos secos o semillas de girasol, calabaza o chia por ejemplo. 

Habrás comprobado que si te llevas la ensalada ya aliñada de casa, al día siguiente su textura no es la más deseada. Para evitarlo, la doctora recomienda llevar el aderezo en otro recipiente estanco y añadirlo en el momento de comerla.

"Si optas por platos de pasta o cereales, elige las versiones integrales y evita el trigo. Hay muchos productos en el mercado a partir de espelta, quinoa, kamut, trigo sarraceno… Te ayudarán a controlar el peso y mejorar tu sensación de bienestar. Otras sustancias que te conviene evitar son los “tres blancos”: las harinas refinadas, las grasas trans y el azúcar, muy habituales en refrescos, bollería industrial y snacks industriales. Son los alimentos que más promueven la inflamación, base de numerosas enfermedades hoy en día -incluido el cáncer-, el envejecimiento y el desequilibrio hormonal. ¡Por no hablar del sobrepeso y la obesidad!", afirma la experta en nutrición. 

¿Mejor tupper de plástico o de cristal?

tuppers de cristal

Otra de las dudas que nos asaltan siempre que nos enfrentamos a tener que comer de tupper de manera muy frecuente es si es más recomendable elegir los de plástico o los de cristal. La doctora lo tiene claro: "si se puede, sin duda lo mejor es elegir tuppers de cristal. El plástico de la mayoría de los tuppers libera sustancias tóxicas como los ftalatos y el bisfenol A, que se relacionan con el desarrollo de obesidad, dificultades de concentración y memoria y alteraciones endocrinas (sobre todo, del desarrollo y la fertilidad). Se ha observado que estos componentes pasan al contenido del recipiente y, de esa manera, a nuestro organismo", asegura. 

¿Y si por comodidad, por peso o por miedo a que se nos rompa preferimos que sean de plástico? "En ese caso recomiendo buscar los de mejor calidad, evitar su contacto con alimentos o bebidas muy calientes, no meterlos al lavavajillas y desecharlos cuando se hayan deteriorado", concluye. 

Cómo planificar un menú semanal para el trabajo

Los que tenemos que comer todos los días en el trabajo, sabemos que cocinar cada día supone un engorro y un tiempo del que muchas veces no se dispone. Por eso, planificar el menú semanal con tiempo es una buena idea para agilizar esta tarea. 

"Una buena organización facilitará mucho las cosas: reservar un día para programar las comidas de la semana y las compras necesarias; cocinar con antelación y congelar; o dejar ya listos en recipientes herméticos arroz u otro cereal cocido, legumbre guisada, verduras variadas cocidas, e ir utilizándolos a lo largo de la semana para preparar las comidas correspondientes. Esto ahorrará mucho tiempo al día pues sólo deberemos ocuparnos de mezclar los ingredientes necesarios y preparar en el momento el producto fresco: un pescado al horno, una tortilla, una pechuga de pollo o de pavo a la plancha, etc.", recomienda Belaustegui. 

Con esto, asgura la doctora y experta en nutrición, lograremos evitar caer en la tentación de alimentarnos con productos de poca calidad. Otra idea muy práctica que recomienda la experta es, al preparar la cena, contar con una ración de más, que será nuestro almuerzo del día siguiente.

Otro factor importante es que no debemos descuidar la recomendación de hacer cinco comidas diarias en la que coinciden todos los expertos. "Si no llevamos un tentempié para media mañana y media tarde pasarán muchas horas entre cada comida y el organismo sufrirá un estrés añadido. Los frutos secos pelados (nueces, almendras, avellanas, etc), la fruta fresca o deshidratada (ciruelas pasas, dátiles, higos pasos, orejones, etc.) o un pedazo de bizcocho casero son excelentes aliados: limpios, discretos y muy nutritivos, aportan energía, vitaminas y minerales, necesarios para rendir al máximo", argumenta la doctora Belaustegui Trías. 

Etiquetas: Dieta, Nutrición

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS