Fresas: ideas para disfrutar de esta deliciosa fruta de temporada

Ocho ideas muy diferentes para que abras tu mente a la hora de consumir esta fruta.

Fresón
Fresón (Foto: iStock)

Qué maravilla es ver ese color rojo intenso y brillante dominar en las fruterías cuando el invierno empieza a afrontar la recta final, a punto de darle el relevo a la primavera. El fresón, una de esas frutas maravillosas que nos da la agricultura española, y que más gusta tanto a grandes como pequeños. 

Esta temporada queremos que estés preparada antes de arranque la parte fuerte de la breve temporada del fresón, y por eso ya te hemos contado a qué factores tienes que prestar atención para escoger un fresón de calidad. No necesita nada para estar buenísimo si este es bueno, pero de igual modo que es una fruta que gusta mucho en general, también es muy habitual manipularla de alguna forma, tanto en los restaurantes como en casa. 

Acompañarlas con nata montada, macerarlas en azúcar o bañarlas en zumo de naranja, son cuatro opciones clásicas en muchos hogares a la hora de comer fresón a las que no podemos poner ni un pero desde el punto de vista del gusto. Están muy buenas las tres. En cambio, sí lo podemos hacer si el objetivo es incorporar esta fruta al menú de una dieta saludable. Así que por eso, y también para que descubras otras fórmulas muy ricas para comer el fresón, te damos algunas ideas que probablemente no hayas probado antes, algunas de ellas incorporando esta fruta en recetas saladas

Salmorejo

Ya hace tiempo que algunos cocineros aficionados tomaron nota de esta variedad del clásico de la cocina cordobesa en la que el tomate cede un poquito de su protagonismo al fresón. El resultado es una excelente forma de versionar el salmorejo manteniendo un sabor excelente. Así puedes adelantar a la primavera la temporada de salmorejos o bien utilizar fresón que hayas congelado durante su temporada para hacer el salmorejo en verano.

Helado con queso batido

Un día le vimos al chef Pepe Rodríguez confesar una fórmula magnífica para hacer un helado exprés. Simplemente necesitas fresón congelado y queso batido, que en este caso, para que sea saludable, conviene que sea 0% materia grasa. Atina con las cantidades para dejar la textura al gusto y comételo sin dudar porque evidentemente tiene menos consistencia que un helado tradicional.

Ensalada con fresón

Ensalada
Ensalada (Foto: iStock)

Como firmes defensores de la fruta en las ensaladas, no podemos dejar de recomendarte que te atrevas con el fresón en este tipo de platos salados fríos. El queso -el feta, un semicurado suave, incluso un fresco que tenga sabor-, las nueces y las verduras de hoja verde como las espinacas o los canónigos son algunos de los ingredientes con los que elaborar una ensalada que contenga fresón. Para ligarla, una vinagreta con miel va fenomenal, pero como el objetivo de este texto es darte ideas saludables, la mejor alternativa es optar por un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Con cacao puro

La mezcla de las fresas y el chocolate tiene muchos más años de los que tenemos todos nosotros, pero cuando algo funciona es mejor no tocarlo. Como mucho, podemos recomendar cambiar el chocolate con leche por uno que contenga al menos un 90% de pureza. La clave, además de la combinación de sabores, es la de texturas y temperatura, por eso el chocolate es mejor que esté recién fundido cuando mojes en él el fresón.

Con leche

La fórmula favorita de algunas abuelas para el fresón es comerlo bañado en leche. Tal cual. Ni más ni menos. La primera vez que lo ves te sorprende, pero luego lo pruebas y te das cuenta que tiene su gracia. Y si le pones una ramita de canela para que coja más matices, están para repetir. No por casualidad las abuelas son las gastrónomas más sabias.

Batido de fresón y plátano

La combinación fresa plátano es otra de esas mezclas que culturalmente tenemos muy asimilada desde pequeños. Se trata de llevar ese mismo sabor a una receta natural, que no contenga azúcar añadido ni nada por el estilo. Simplemente un plátano, un buen puñado de fresón y un chorro de leche desnatada para darle la textura de smoothie y listo. Piensa que el plátano aporta el dulzor que compensa la acidez de la fresa. Si tienes mango o alguna otra fruta tropical que te guste más, también aporta matices fantásticos al fresón batido. 

Porridge con fresón

Porridge
Porridge (Foto: iStock)

En el porridge -copos de avena hidratados en leche al calor del fuego- que con el yogurt y los frutos secos, en ambos casos el fresón es una opción fantástica para no recurrir siempre  a las mismas frutas. Además, si consideras imprescindible el plátano en el porridge, no hay ingrediente que sea mejor pareja de baile de este que el fresón, así que pon un poco de ambas.

Yogur con fresón y frutos secos

Uno de los mejores desayunos o meriendas que se pueden tomar en una dieta saludable es perfectamente adaptable al fresón, que combina de maravilla con los lácteos. Un yogur natural y un puñado de tus frutos secos favoritos y la fruta laminada son un trío de oro. Puedes probar a espolvorear una pizca de cacao puro para rematarlo si te gusta el amargor que aporta.

También te puede interesar:

Continúa leyendo