Cómo detectar si un lunar es malo

Con la llamada regla del A,B,C,D, podrás revisarte los lunares en casa y detectar si alguno es sospechoso de ser maligno...

En la actualidad cada vez somos más conscientes de la importancia de revisar nuestros lunares cada año con un dermatólogo. Puede haber cambios que parecen llamativos como su crecimiento repentino o su cambio de aspecto. Sin embargo, además de esta visita anual a un especialista, es bueno que también los revisemos nosotros mismos por si hubiera alguna modificación en un lunar o nos saliera uno nuevo.

 

La doctora Natalia Jiménez, dermatóloga del Hospital Ramón y Cajal de Madrid nos explica la regla del A,B,C,D, para un diagnóstico precoz de los lunares: 

 

A: Asimetría. Cuando no es igual una mitad que otra del lunar puede que éste no sea bueno.

 

B: Bordes irregulares

 

C: Color. Los lunares con colores heterogéneos como distintos tonos de marrones o partes rosadas y otras marrones son más sospechosos.

 

D: Diámetro. Las lesiones de más de 5 milímetros pueden ser malas. El diámetro de manera aislada sin ninguna de las anteriores característica sino como un hecho aislado tampoco tiene porqué ser síntoma de malignidad. 

 

E: Evolución. Es importante ver cómo un lunar va cambiando con el paso del tiempo o de los años. Si un nebus parece normal inicialmente, pero en las exploraciones que hacemos al paciente va cambiando de forma brusca es mejor extirparlo, ya que en algunas ocasiones puede tratarse de un melanoma, un tumor de la piel.

 

El melanoma en sí mismo puede ser un tumor de baja agresividad si se extirpa a tiempo o puede ser grave si se diagnostica de manera tardía, de ahí la importancia de las revisiones periódicas y de vigilarlos nosotros mismos.

Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo