Cómo escoger un buen salmón ahumado

Es un plato exquisito y, además, muy saludable. Te ayudamos a elegir una pieza fresca, con todo su sabor y lista para convertirse en el protagonista de tu mesa.

El salmón es un pescado azul o graso con un alto contenido en omega 3. Su ingesta ayuda a reducir los niveles de colesterol, triglicéridos y es muy indicado para prevenir trastornos cardiovasculares.

El contenido en grasa es de 100 g por cada 100 g de salmón, con un aporte calórico medio de 180 kilocalorías por cada 100 gramos. Tiene un alto contenido de proteínas y aminoácidos esenciales. 

Existen dos variedades fundamentales, el salmón del Atlántico, llamado salmón europeo (del océano Atlántico, mar Báltico y ríos de Europa) y el salmón del Pacífico (en este océano, sobre todo en el norte). El salmón que encontramos en los mercados españoles suele ser salmón atlántico, pero los salmones que se comercializan congelados, excepto el salmón ahumado, suelen ser salmones del Pacífico.

El salmón tiene un sabor intenso y debe presentar una textura firme y jugosa y un color vivo, pero a la hora de comprarlo en el mercado debemos saber que características son necesarias para elegir un buen ejemplar.

-En el caso del salmón ahumado el color es una de las principales características a tener en cuenta. Debe de ser de un color naranja vivo, sin vetas marrones que puedan deslucir la calidad de la pieza.

Además hay otros aspectos que pueden analizarse para asegurarse una buena compra de este delicioso pescado.

El salmón contiene omega 3

También te puede interesar:

-Corte: las lonchas enteras del tamaño de una rebanada de pan tradicional deben haber sido cortadas delicadamente por los expertos para conseguir un corte suculento, limpio y de calidad.

-Frescura: sin aditivos, sin haber pasado procesos de congelación para que el producto conserve intactas todas sus propiedades nutricionales y su textura característica.

-Salado: a mano, pieza por pieza, consiguiendo un equilibrio perfecto de sal en cada loncha.

-Ahumado: de manera tradicional con maderas libres de resina como la de haya, roble, nogal, manzano o cerezo. 

Puedes cocinar el salmón de muchas maneras: a la plancha, al horno, en papillote, cocido, marinado, en salsa, con verduras. Todas las opciones resultarán muy sabrosas.

Información: Angulas Aguinaga.

CONTINÚA LEYENDO