Cómo evitar los antojos que arruinan tu dieta

¿Sabes qué causa los antojos de comida? Así puedes mantenerlos a raya para que no afecten tu alimentación.

Has tenido un mal día en el trabajo, no has dormido lo suficiente, te han dado un disgusto, estás a punto de tener tu regla o tienes un evento estresante en unas horas. Y te entra un antojo. Algo dulce, salado o rico en grasas...  ¿Te ha pasado alguna vez? Es bastante normal. Los antojos son el reflejo de tu cuerpo ‘pidiéndote’ que necesita algo. A veces es una necesidad física real o puede ser una necesidad emocional, pero siempre se suple a través de la comida.

Los antojos están influenciados por muchos factores distintos. Uno de los más importantes es el estrés, aunque las fluctuaciones hormonales también pueden desencadenarlos. Es lo que ocurre, por ejemplo, con las mujeres que anhelan más carne roja cuando menstrúan, ya que su cuerpo necesita más hierro durante esa época concreta del mes. Así pues, los antojos de alimentos son causados por mucho más que simplemente tener hambre, y a menudo son una señal de que es necesario abordar otra parte de nuestra salud en general. ¿Quieres mantenerlos a raya y evitar comer por estos impulsos? Aquí hay siete formas de evitar que los antojos interrumpan tus hábitos saludables de alimentación,

Planifica con antelación: Los antojos son inevitables a veces, y planificarlos con anticipación es una de las mejores formas de combatirlos. Prepara snacks saludables y guárdalos a mano. De esta manera, si no puedes comer, puedes tomar un refrigerio rápido y evitar una caída de azúcar en la sangre que te hará querer un alimento azucarado o rico en carbohidratos.

evitar los antojos
iStock

Distracción: Distraerse también puede ayudar bastante, especialmente si el estrés es un desencadenante frecuente de los antojos que sufres. Intenta encontrar otras formas de lidiar con el estrés además de comer, como hacer ejercicio, llamar a un ser querido, salir a dar un paseo, mascar chicle o leer.

Reflexiona: Tómate el tiempo para determinar lo que tu cuerpo y tu cerebro están tratando de decirte. ¿Estoy hambrienta? ¿Estoy aburrida? ¿Estoy triste? Escuchar a tu cuerpo puede serte muy útil.

Opciones saludables: Busca alternativas sanas a los antojos más comunes: chocolate negro o fruta si quieres algo duce, chips vegetales o batatas fritas en lugar de patatas de bolsa…

Ajusta tu dieta: Si tienes ciertos tipos de antojos con mucha frecuencia, podría ser una señal de que necesitas cambiar la proporción de grasas, carbohidratos y proteínas que consumes con regularidad. Por ejemplo, si notas que estás deseando más carbohidratos o azúcar, intenta aumentar tu ingesta de proteínas para mantener estables los niveles de azúcar en la sangre. La proteína también es un macronutriente muy saciante, por lo que es más probable que te sientas llena y satisfecha, sin ganas de antojos posteriores, después de una comida o un refrigerio rico en proteínas. Por lo general, llevar una dieta equilibrada es más que suficiente para mantener los antojos a raya. Presta atención para que tu alimentación incluya carbohidratos complejos, proteínas magras y grasas saludables en todas las comidas y refrigerios que hagas durante el día.

Continúa leyendo