¿Cómo hay que cuidar el pecho tras el parto?

Tras el embarazo y la lactancia el pecho pierde volumen y turgencia, y el aspecto es lógicamente menos firme y más caído. ¿Qué se puede hacer para evitar que esto suceda?

Tras el embarazo y lactancia el pecho pierde volumen y turgencia, y el aspecto es lógicamente menos firme y más caído. ¿Qué se puede hacer para evitar que esto suceda?

 

Desmontando mitos

La doctora Elisa Fernández, inventora del sujetador antiarrugas ‘NightBra’, nos explica que hay muchas afirmaciones respecto a la lactancia que no son del todo ciertas.

 

“No siempre se cae el pecho tras la lactancia, esto depende de muchos motivos. No se le cae nada a la mujer, que previo al embarazo, ha hecho ejercicios específicos para pectorales; a la mujer que cuando se quedó embarazada tenía el peso adecuado, la que utiliza un sujetador adecuado en cada momento del embarazo y la que el periodo de lactancia es de 3 a 5 meses”, enfatiza la doctora Fernández.

 

¿Estrías?

“Las estrías no le salen a todas las mujeres, depende mucho del tipo de piel y también del aumento de peso en la gestación, ya que cuando aumenta mucho de peso, la mama también acumula grasa y es con este gran aumento de volumen cuando se estría, pero se ven más cuando la mama vuelve a su estado de post lactancia”, añade la doctora. Tras estos cambios hormonales y no hormonales es cuando hay que volver a ponerse manos a la obra.

¿Cuidado diario? ¿Y los ejercicios más recomendados? 

Elisa Fernández explica: “El deporte ideal es la natación. Pero no es el único: un ejercicio que se puede realizar en casa en cualquier momento y es muy útil consiste en juntar las palmas de las manos a la altura del pecho, manteniendo los brazos en ángulo recto y ejerciendo presión contando, por ejemplo, hasta cinco. Lo pueden repetir las veces que quieran”.

 

“Además recomiendo darse duchas alternas con un poco de agua caliente y mucha fría tanto en las mamas como en el escote”, concluye.

 

Pero también advierte: “durante la lactancia no es el momento oportuno de proponer ejercicios para el pecho, ya que un recién nacido obliga a una dedicación plena, por lo que puedes limitarte a utilizar un sujetador adecuado y que proteja la espalda  y ya tras el destete realizar los ejercicios antes citados”.

 

La práctica de ejercicio regular y apropiado como Pilates es muy útil a la hora de fortalecer los pectorales mayores y menores. Además, los expertos advierten que no podemos olvidar la nutrición de la piel como elemento fundamental en el cuidado de los pechos. Es importante una adecuada higiene corporal, oxigenación y evitar toxinas como el tabaco.

Continúa leyendo