¿Cómo incrementar el colesterol bueno? Tips a tener en cuenta

Sí, sí, existe colesterol del bueno y existen diversas maneras de incrementar sus niveles. Te contamos cuáles son los métodos infalibles y consejos que podrían serte útiles.

Según las informaciones de la prestigiosa Clínica Mayo, el colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL) es conocido como el colesterol "bueno" porque ayuda a eliminar otras formas de colesterol del torrente sanguíneo. Los niveles más altos de colesterol HDL están asociados con un menor riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca.

El colesterol HDL se llama coloquialmente colesterol "bueno" porque recoge el exceso de colesterol en la sangre y lo lleva de vuelta al hígado, donde se descompone y se elimina del cuerpo. Se sabe que, hasta cierto punto, las personas que tienen niveles naturalmente más altos de colesterol HDL tienen menor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.  Lo que está menos claro es si ese mismo beneficio es válido para las personas que aumentan sus niveles de HDL con medicamentos.

Los niveles de HDL en general son más bajos en las personas que tienen síndrome metabólico, un grupo de afecciones que incluyen obesidad, aumento de la presión arterial y niveles altos de azúcar en la sangre.

¿De qué modo se pueden elevar nuestros niveles de colesterol bueno?

  • Perder peso, el eterno problema. Es preferible perder peso de forma natural, sin recurrir a “dietas milagrosas” que muchas veces tiene un efecto de rebote nada recomendable. Ayudará mucho cumplir las recomendaciones que te indicamos a continuación, así como contar con el apoyo de un profesional.
  • Dieta baja en grasas "malas": evitar las grasas saturadas, especialmente las que proceden de ultraprocesados, como bollería industrial y evitar los alimentos fritos. Di también adiós a las bebidas azucaradas y zumos envasados, a la comida basura y a los rebozados.
  • Ejercicio físico: contribuye a la reducción de triglicéridos. No es necesario estar especialmente inclinado hacia algún deporte concreto ni hacer nada especial. Cosas tan sencillas como ir andando al trabajo o subir las escaleras en lugar de utilizar el ascensor contribuyen a mejorar el tono físico. Si a esto añades un paseo a ritmo vivo de unos sesenta minutos a la semana, comprobarás enseguida la reducción del colesterol malo y el incremento del bueno.
  • Encuentra una manera de dejar de fumar. Ya sabemos que no es fácil, pero está demostrado que el tabaco reduce el colesterol bueno, especialmente en las mujeres. Además, sobran motivos para dejar de fumar aparte de este.
  • Consume alcohol de forma moderada, o evítalo directamente. El consumo de alcohol no es recomendable en ningún caso y si lo eliminas por completo de tu día a día, tus niveles de colesterol se verán beneficiados.

Y, por supuesto, nada de tomar medicamentos o formulaciones, naturales o no, que  simplemente te hayan recomendado unos amigos “porque a ellos les viene bien”, o que nos ofrezcan por Internet, casi siempre sin ninguna garantía. Hay que acudir a nuestro médico y seguir exclusivamente sus indicaciones, pues los profesionales de la medicina y de la farmacia son quienes tienen la formación científica adecuada. Ahora toca ponerse a ello. Son consejos relativamente sencillos de llevar a cabo, y el sacrificio mayor o menor que nos supongan siempre tendrá la recompensa de sentirnos y de estar realmente mejor.

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo