¿Cómo influye el ruido en nuestra rutina?

España es el segundo país más ruidoso detrás de Japón. Un problema que repercute directamente en la salud y cuya solución aún parece estar muy lejos, a pesar de la legislación. Pero, ¿en qué medida nos afecta el ruido y cómo influye en nuestra rutina?

1. Calle con mucho tráfico.
Esta es la principal fuente de contaminación acústica en España. En días laborables, lo habitual es que supere los 70 dB.

2. Un camión de la basura.
Genera alrededor de 75 dB, lo que puede provocar la interrupción del sueño, además de estrés u otras reacciones psíquicas.

3. Un atasco.
El nivel de ruido de uno normal es de 90 dB. Según la OMS, España es el segundo país más ruidoso del mundo, solo por detrás de Japón.

4. Discoteca o vivienda muy próxima al aeropuerto.
Puede superar los 100 dB, lo que, según los especialistas, es intolerable y puede producir lesiones.

5. Avión.
Si nos encontramos a menos de 25 metros, los decibelios llegan a 140, pero por encima de los 120 ya se sufre dolor y se provoca daño al oído.

6. Moto sin silenciador.
Entre 110 y 120 decibelios, lo que significa que puede causar lesiones auditivas y trastornos graves si el tiempo de exposición es alto.

7. Petardos.
A poca distancia, se alcanza un nivel de 130 decibelios, por lo que se produce una sensación muy dolorosa, además de pitidos internos difíciles de soportar.

8. Martillo neumático.
A menos de un metro, sentimos la necesidad de alejarnos urgentemente de ese ruido y de esta máquina porque alcanza sin dificultad los 110 dB.

9. Sirenas.
El nivel de ruido de una sirena de ambulancia o de policía es de 100 dB, incluso estando a una distancia de 10 metros. Cuando más nos acerquemos, más alto será el nivel de dB.

10. Túnel de lavado de coches.
La sensación es molesta, ya que dentro de él se alcanzan los 100 dB: los mismos que si estuviéramos en un taller mecánico en plena actividad.

11. Bar animado.
Unos 80 dB, por encima de lo que la OMS (Organización Mundial de la Salud) considera aceptable (el umbral son 65 dB). Dificulta la conversación y ocasiona estrés.

12. Conversación normal.
En una charla de este tipo, sin acaloramientos, gritos ni fuertes discusiones, se registran entre 50 y 60 dB, lo que no se considera ruido molesto ni perjudicial para la salud.

13. Televisión.
Aunque depende del volumen al que estemos acostumbrados a oírla, generalmente los dB son los mismos que en una conversación normal: entre 50 y 60. Con el volumen alto puede superar los 65 dB.

14. Fiesta en casa.
Oscila entre los 75 y los 100 dB dependiendo del volumen de la música, los asistentes, el número de conversaciones que se mantengan en el mismo tiempo…

15. Extractor de humos.
Ocasiona una sensación molesta porque supera el umbral de los 65 dB considerado como aceptable: llega a los 70dB.

16. Niños jugando.
Habitualmente puede llegar a los 80 dB, un nivel que en ocasiones genera estrés, sobre todo si el tiempo de exposición es largo.

17. Ventilador.
A un metro de distancia, el ruido que genera es de 60 dB (si no cuenta con dispositivos silenciadores). No supone alteración del estado físico y está dentro del nivel aceptable.

18. Frigorífico.
30 decibelios a una distancia de un metro, lo que se encuadra dentro de lo que podríamos denominar silencio, a pesar de generar niveles mínimos de ruido.

Consejos para controlar el volumen

- Antes de comprar una casa, analiza el aislamiento frente a los ruidos, desde las ventanas hasta el material empleado para los muros.
- No andes con tacones o zapatos en casa, ponte zapatillas o un calzado similar.
- Baja el volumen de la televisión, la música y la voz. Ya sabes lo desagradable que resulta el jaleo de los vecinos.
- Adquiere electrodomésticos silenciosos. Para ello consulta al dependiente o al fabricante.
- No hagas obras caseras en horas nocturnas ni en fin de semana. Y siempre es un detalle de buena convivencia advertir a los vecinos de que harás obras.
- Pon tapas de fieltro en las patas de los muebles.
- No des portazos ni golpes dentro de casa e intenta bajar las escaleras en silencio.
- Enseña al perro a no ladrar en la vivienda.
- Habla con los vecinos antes de hacer una fiesta y controla el volumen de tus invitados.
- Elige un automóvil silencioso y evita acelerones y frenazos.
- Piénsate dos veces el uso del claxon, porque solo se debe emplear como emergencia.

También te puede interesar:

Continúa leyendo