Cómo leer correctamente la etiqueta de los alimentos si quieres perder peso

Cuando vayas al supermercado, no pases por alto la etiqueta de los productos que compres: te proporcionará información nutricional que deberías conocer.

Están siempre ahí… pero no siempre les hacemos caso. Hablamos de las etiquetas de información nutricional de los alimentos, que se requieren en todos los productos alimenticios envasados que se encuentran a la venta. Esta etiqueta contiene una gran cantidad de información valiosa para las personas interesadas en tratar de perder peso o comer de manera saludable. Pero no siempre es fácil leerlas e interpretarlas correctamente… 

Aquí van algunas claves para aprender a descifrar toda su información y empezar a decidir mejor a la hora de hacer la compra en el supermercado. ¡Toma nota!

Lo que significa cada dato

Empieza por comprender lo que significa cada dato de las etiquetas de los alimentos con información nutricional:

Tamaño de la porción: Esta información, que se encuentra en la parte superior de la etiqueta, es particularmente importante cuando se intenta perder peso porque toda la información nutricional (calorías, grasas, colesterol, etc.) se relaciona con el tamaño de la porción. La cantidad de porciones te indicará cuántas hay en cada recipiente.

Calorías y calorías de la grasa: Debes prestar atención a este número si deseas perder peso. Es básico: necesitas quemar más calorías de las que consumes todos los días para lograrlo. También necesitarás mantener la cantidad de calorías de grasa que consumes cada día por debajo del 35 por ciento de tus calorías totales.

Grasas: Si estás tratando de perder peso es fundamental buscar productos bajos en grasas. La etiqueta también enumera la cantidad de grasas saturadas y grasas trans en cada porción, que deberías reducir al máximo. Por su parte, las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas sí son recomendables, ya que pueden ayudar a reducir el colesterol, entre otras cosas.

etiquetas
Unsplash

Colesterol: Debes limitar tu ingesta de colesterol a menos de 300 miligramos por día si estás sana y a menos de 200 miligramos por día si tienes una enfermedad cardíaca.

Sodio: El sodio (sal) puede causar presión arterial alta, por lo que es útil mantener su ingesta diaria por debajo de 2.400 miligramos.

Carbohidratos: La etiqueta de los alimentos enumera los carbohidratos totales, pero también muestra la cantidad de carbohidratos que provienen de la fibra dietética o del azúcar. Resta la cantidad de fibra y azúcar del total de los carbohidratos para tener una idea de cuántos carbohidratos complejos hay en cada porción. La fibra dietética es buena -ya que ayuda en la digestión- mientras que todos conocemos los efectos negativos del azúcar.

Proteína: Las proteínas se queman lentamente y son esenciales para la construcción de tejido y músculo. Mira la cantidad de gramos de proteína en cada porción y el porcentaje de proteína diaria que proporciona cada producto.

Vitaminas y minerales: Esta parte de la etiqueta de los alimentos puede ayudarte a determinar si el alimento es alto o bajo en ciertas vitaminas y minerales, incluidos calcio y hierro. Cada nutriente que figura en la etiqueta de información nutricional viene con un porcentaje de valor diario que te mostrará la cantidad de la cantidad diaria recomendada que contiene una sola porción de ese alimento.

Continúa leyendo